26 jun. 2016

Tecnoadicción

TecnoadicciónAdicción a las nuevas tecnologías


Latinstock
Un 1,5 por ciento de los adolescentes, más de 70.000, estaría afectado por tecnoadicción en España. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que una de cada cuatro personas sufre adicción a las nuevas tecnologías. La proliferación de dispositivos, como los smartphone, hace que este problema sea cada vez mayor. Un 21,3 por ciento de los jóvenes está en riesgo de desarrollar conductas adictivas a Internet por el mal uso de las redes sociales.

Mas de 70.000 adolescentes son tecnoadictos

Internet, telefonía móvil, videojuegos y televisión. Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) se han instalado de forma rápida en nuestras vidas en los últimos años. En principio, es algo positivo. El abaratamiento de los costes de los aparatos y de las conexiones ha favorecido su generalización. La cifra de internautas mundiales en 2012 se estima en casi 2.500 millones (38,8 cada 100 habitantes), con un crecimiento interanual del 10,7 por ciento.
Un 58 por ciento de los europeos de 16 a 74 años utiliza Internet regularmente (al menos una vez por semana, incluyendo los que lo hacen diariamente) frente al 51 por ciento en España. El correo electrónico (64 por ciento) y la búsqueda de información sobre bienes y servicios (61 por ciento) siguen siendo los dos usos mayoritarios tanto en la UE27 como en España. El 73 por ciento de los españoles cree fundamentales las nuevas tecnologías en la educación y el 68 por ciento las considera muy importantes en el mundo laboral.
Hay otro dato que refleja el nivel de implantación de las nuevas tecnologías en nuestro país: España lidera en Europa en el uso del smartphone (teléfono inteligente) con un 66 por ciento de tasa de penetración, según el informe Spain Digital Future in Focus de comScore. La media común entre Inglaterra, Francia, Italia, Alemania y España es del 57 por ciento.
Hace poco no existían, ahora no hay quién viva sin ellos. El smartphone es el icono de las nuevas tecnologías. Se ha convertido en un nuevo instrumento de ocio. Es común ver a niños pequeños con uno de ellos. El móvil es un aparato de uso mayoritario entre los menores de edad. En nuestro país, una radiografía elaborada por Tuenti Móvil arroja que el 94 por ciento de los jóvenes entre 16 y 35 años posee móvil, que el 84 por ciento se conecta a Internet desde su smartphone y que el 47 por ciento tiene planes para conectarse a la red. Otros estudios revelan que un tercio de los niños de diez años dispone de un móvil.
Un uso inadecuado o abusivo de las nuevas tecnologías puede derivar en importantes consecuencias negativas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva tiempo advirtiendo de que una cuarta parte de la población sufre algún problema de adicción a las nuevas tecnologías. En España se calcula que entre un 6 y un 9 por ciento de los usuarios habituales de Internet podría haber desarrollado algún comportamiento adictivo.
¿Somos adictos a estar conectados continuamente? Probablemente se abuse del término adicción. En porcentaje, son pocos los casos que presentan propiamente un nivel de adicción. Otra cosa es que se haga un mal uso o un abuso de las nuevas tecnologías. Un uso malo es cuando, en lugar de estar el instrumento al servicio de las necesidades de la persona, es la persona la que se vuelve dependiente de ese instrumento.

La expansión de las TIC

El último Eurobarómetro sobre comunicaciones electrónicas en el hogar, publicado en agosto de 2013, desveló que el uso de teléfonos móviles para acceder a Internet había crecido en España un 25 por ciento en el último año y medio anterior. Nuestro país, con un 8 por ciento más, era el que más había aumentado en Internet móvil en la Unión Europea, donde la media se sitúa en el 49 por ciento. Eso sí, la implantación en general de Internet en 2013 creció en España un 6 por ciento respecto a 2011, hasta llegar a un 58 por ciento, un 10 por ciento menos que la media europea.
El 78,3 por ciento de los hogares españoles dispone de algún tipo de ordenador. Durante 2012 el ordenador portátil en el hogar superó al de sobremesa (59,2 por ciento frente a 56,4 por ciento en el tercer trimestre). El año 2013 puede considerarse en España el de la implantación efectiva de la movilidad, al completarse de cara a los usos tecnológicos el círculo formado por las infraestructuras de red, los dispositivos (teléfonos inteligentes y tabletas) ydeterminadas aplicaciones y funcionalidades que han alcanzado de inmediato masa crítica. Es de destacar también la rápida expansión y la consolidación de las redes sociales digitales. Así lo describe el último informe anual La sociedad en red, presentado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, la plataforma Red.es y el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI).
El 21,3 por ciento de los adolescentes españoles está en riesgo de desarrollar una conducta adictiva a Internet debido al uso «abusivo» de las redes sociales
Este informe señala que el 94 por ciento de los hogares dispone de algún teléfono móvil y el 85,8 por ciento de los individuos de 15 y más años tiene móvil del que hace uso al menos una vez al mes. Con el aumento de penetración del smartphone(realmente un ordenador con el que se puede hablar por teléfono), que tiende a la generalización progresiva del uso de Internet en movilidad, se observa a su vez un importante aumento del uso de chat (Whatsapp y servicios similares, mensajería instantánea, etc.) utilizado diaria o semanalmente por más de una cuarta parte de los usuarios de móvil. Se accede a Internet a través de móvil en el 56,6 por ciento de los hogares, tras un gran incremento de más de 22 puntos en un año.

Informe Juventud en España

El foco está puesto ahora en los adolescentes, que utilizan diferentes plataformas tecnológicas y consumen una elevada cantidad de contenidos digitales. El informeJuventud en España 2012, realizado por el Instituto de la Juventud (Injuve), de Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, pone de manifiesto que las actividades favoritas de ocio para el segmento entre 15 y 29 años son: usar el ordenador (94,8 por ciento), salir o reunirse con amigos (92,5 por ciento), escuchar música (87 por ciento) y ver la televisión (83,9 por ciento). Jugar con videojuegos es seleccionado por el 67,8 por ciento. Llama la atención que en el ranking de las actividades favoritas solo la segunda, salir o reunirse con amigos, no tenga un componente tecnológico.
Por otro lado, según datos de Protégeles, organización destinada a proteger a la infancia y que posee un centro de seguridad en Internet, un 1,5 por ciento de los adolescentes estaría afectado por la tecnoadicción en nuestro país. No es un porcentaje muy elevado, pero supone más de 70.000 adolescentes. Son muchos. Algunos abandonan el colegio o el instituto, o dejan de relacionarse. Otros no duermen y trasnochan participando en un videojuego multijugador. Otros más tienen problemas con sus padres porque no quieren hacer otra cosa.

Enganchados a Internet

El porcentaje de menores que corresponde a un desorden de adicción no es alto, pero el porcentaje de menores que están desarrollando características propias y previas a un trastorno de adicción es considerable. En ese caso, sube a un 15 por ciento. Asimismo, los expertos avisan de que nada indica que este problema no vaya a ir a más.
Los adolescentes se sienten especialmente atraídos por Internet debido a sus características de desarrollo. Entre otras, necesidad de tener conocimientos y vivencias y curiosidad adolescente. El estudio Investigación sobre conductas adictivas a Internet entre los adolescentes europeos, del consorcio EU NET ADB, del que forma parte Protégeles, define la Conducta Adictiva a Internet (CAI) como un patrón de comportamiento caracterizado por la pérdida de control sobre el uso de Internet. Esta conducta conduce potencialmente al aislamiento y al descuido de las relaciones sociales, de las actividades académicas, de las actividades recreativas, de la salud y de la higiene personal.
El 78,3 por ciento de los hogares españoles tiene algún ordenador. El año 2013 puede considerarse el de la implantación efectiva de la movilidad
De una muestra de 13.000 adolescentes de entre 14 y 17 años, un 1,2 por ciento presenta CAI, mientras que un 12,7 por ciento presenta un riesgo de CAI. España es, junto a Rumanía y Polonia, uno de los países con mayor prevalencia de conducta disfuncional en Internet. En España, los porcentajes suben al 1,5 por ciento y al 21,3 por ciento respectivamente. El citado informe deduce que los chicos, los adolescentes más mayores y aquellos cuyos padres disponen de un menor nivel educativo son más propensos a sufrir una conducta disfuncional en Internet.
Haciendo un desglose de las actividades en Internet, un 92 por ciento es miembro de al menos una red social. El 39,4 por ciento de los adolescentes pasa al menos dos horas en las redes sociales en un día normal. En ese sentido, el uso de las redes sociales durante más de dos horas al día está asociado con la conducta disfuncional en Internet. Igualmente, tener más de 500 amigos online está asociado con la conducta disfuncional en Internet. Más chicas que chicos usan redes sociales.
El 21,3 por ciento de los adolescentes españoles está en riesgo de desarrollar una conducta adictiva a Internet debido al uso «abusivo» de las redes sociales, lo que sitúa a España a la cabeza de Europa.
Respecto a juegos de ordenador, el 61,8 por ciento es jugador. Los adolescentes que juegan tienen un riesgo dos veces mayor de manifestar una conducta disfuncional en Internet. Jugar más de 2,6 horas por día está asociado con una conducta disfuncional en Internet. Los niños son más propensos a abusar o a tener adicción al juego. El 5,9 por ciento del total de la muestra apuesta online, mientras que un 10,6 por ciento apuesta en la vida real. Los adolescentes que apuestan tienen tres veces más riesgo de manifestar una conducta disfuncional en Internet.

Conductas de alto riesgo

Un número significativo de adolescentes puede estar expuesto a riesgos de Internet, un número mucho menor experimenta daños. La clave está en educarles para poder hacer frente a los riesgos y que así no lleguen a experimentar daños.
Penetración de servicios TIC en los hogares españoles
200420082012
Telefonía móvil78,1%86,9%94%
Telefonía fija87,9%83%83,7%
Internet26,9%44,5%66,9%
TV Pago20,3%21,9%23,5%
Fuente Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (ONTSI).
Porcentaje de adolescentes con conducta disfuncional respecto a Internet por país
En riesgo de CAI*Con CAI
España21,31,5
Rumanía161,7
Polonia121,3
Países Bajos11,40,8
Grecia111,7
Alemania9,70,9
Islandia7,20,8
Todos los adolescentes12,71,2
Fuente Investigación sobre conductas adictivas a Internet entre los adolescentes europeos, del consorcio EU NET ADB.
* CAI: Conducta Adictiva a Internet
Precisamente, respecto a conductas de alto riesgo, el consorcio EU NET ADB trata elgrooming (cuando un adulto establece lazos de amistad con un niño o niña en Internet, con el objetivo de obtener una satisfacción sexual mediante imágenes eróticas o pornográficas del menor o incluso como preparación para un encuentro sexual), el contenido sexual y el ciberbullying(ciberacoso). El 63 por ciento del total de la muestra de Investigación sobre conductas adictivas a Internet entre los adolescentes europeos ha contactado con extraños a través de la red. El 9,3 por ciento de los que contactan con extraños online manifiesta que esta experiencia la percibieron como dañina (5,4 por ciento de la muestra total). De los menores que habían contactado con extraños online, un 45,7 por ciento había quedado cara a cara con alguien que conocieron previamente por Internet (esto supone un 28,4 por ciento del total de la muestra).
El 58,8 por ciento ha estado expuesto a imágenes sexuales. El 32,8 por ciento de aquellos expuestos a imágenes sexuales declara que esta experiencia fue dañina (18,4 por ciento del total de la muestra). Además, más chicos que chicas han estado expuestos a imágenes sexuales. España se sitúa entre los porcentajes más bajos de exposición a este tipo de imágenes. El 21,9 por ciento del total de la muestra ha experimentado bullying online. El 53,5 por ciento de aquellos acosados ha manifestado que aquella experiencia fue dañina. Más chicas que chicos experimentanbullying. España es el país en el que menos casos de ciberbullying se producen: 13 por ciento frente una media europea del 22 por ciento.
En resumen, lo que lleva a los jóvenes españoles a encontrarse a la cabeza de Europa en cuanto al riesgo de desarrollar una conducta adictiva a Internet es el papel de las redes sociales y la cantidad de tiempo, más de dos horas diarias, que les dedican. Y gracias a los móviles con conexión a Internet, los jóvenes no tienen que esperar a llegar a casa para utilizar el ordenador, sino que están conectados permanentemente.

Campaña de sensibilización

Contrarrestar los efectos negativos del nuevo desafío digital sobre adolescentes y jóvenes es una tarea compleja que depende en buena medida de los padres, que deben configurar en sus hijos una cultura de la prevención para evitar las indeseables consecuencias de la tecnoadicción. La ayuda también procede de organizaciones sensibilizadas con este problema, como FUNDACIÓN MAPFRE, que, en colaboración con el Centro de Seguridad en Internet y el Grupo Siena, ha lanzado el programa educativo ControlaTIC, una iniciativa destinada a menores de 11 a 16 años (tercer ciclo de primaria y primer y segundo ciclo de la ESO), a sus familias y a los educadores con objeto de difundir el uso responsable de las nuevas tecnologías, con especial énfasis en las tecnoadicciones. A través de talleres presenciales que se celebran en centros educativos de varias comunidades autónomas, psicólogos de Protégeles ayudan a estos jóvenes a evaluar su situación, identificar señales de alarma, qué hacer ante un problema, cómo ayudar a un amigo que está enganchado y cómo resolver situaciones conflictivas en la Red.
La campaña ControlaTIC, de FUNDACIÓN MAPFRE, ayuda a prevenir la tecnoadicción
Como material de apoyo, la campaña distribuye guías didácticas para profesores y familias en las que se establecen las pautas necesarias para tratar estos síntomas, evitar riesgos futuros y reducir el nivel de dependencia de los jóvenes con el móvil, las tabletas, el ordenador y los videojuegos, entre otros aparatos. Las guías recomiendan a los profesores que estén pendientes de si sus alumnos disminuyen el rendimiento escolar y sufren cambios importantes en sus relaciones sociales y en sus comportamientos. También recomiendan a los padres limitar el tiempo que los menores dedican a las nuevas tecnologías, estableciendo lugares abiertos y comunes y tiempos limitados (no superiores a las dos horas al día) para utilizarlos; y evitar que usen tanto el ordenador como el teléfono móvil para rellenar sus tiempos muertos o antes de cumplir con sus responsabilidades domésticas o académicas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario