21 ago. 2014

Control de riesgos y procesos peligrosos

Control de riesgos y procesos peligrosos: una necesidad en la construcción de la cultura de prevención
Hoy 28 de abril, al conmemorar el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, fecha en que se recuerda a los trabajadores y trabajadoras muertos y heridos por ocasión al trabajo, surge la necesidad de afianzar la cultura de prevención que se viene desarrollando en materia de seguridad y salud laboral.
Este año en pro de reducir y prevenir los accidentes de trabajo y las enfermedades ocupacionales, el Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel), promueve la activación de controles de riesgos laborales y procesos peligrosos en los centro de trabajo.
Según el Director General de la OIT, Juan Somavia, “cada año, millones de accidentes, lesiones y enfermedades relacionadas con el trabajo afectan de manera negativa al ser humano. Sabemos que evaluando riesgos y peligros, combatiéndolos en origen y promoviendo una cultura de prevención, podemos reducir de manera significativa las enfermedades y las lesiones en el lugar de trabajo”.
El Inpsasel por su parte, está incorporando en todo lo concerniente a controles de riesgos y procesos peligrosos a los integrantes de los centros de trabajo, trabajadores y trabajadoras, Delegados y Delegadas de Prevención, representantes sindicales ya al Comité de Seguridad y Salud en el Trabajo.
Es importante definir el proceso peligroso como el que surge durante el proceso de trabajo, ya sean de los objetos, medios de trabajo, de la interacción entre éstos, de la organización y división del trabajo, como el entorno y los medios de protección que pueden afectar la salud de los trabajadores o trabajadoras.
En cuanto a políticas de reconocimiento, evaluación y control de las condiciones peligrosas de trabajo, la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat), en su artículo 62 establece que “El empleador o empleadora, en cumplimiento del deber general de prevención, debe establecer políticas y ejecutar acciones que permitan:
  • La identificación y documentación de las condiciones de trabajo existentes en el ambiente laboral que pudieran afectar la seguridad y salud en el trabajo.
  • La evaluación de los niveles de inseguridad de las condiciones de trabajo y el mantenimiento de un registro actualizado de los mismos, de acuerdo a lo establecido en las normas técnicas que regulan la materia.
  • El control de las condiciones inseguras de trabajo estableciendo como prioridad el control en la fuente u origen. En caso de no ser posible, se deberán utilizar las estrategias de control en el medio y controles administrativos, dejando como última instancia, cuando no sea posible la utilización de las anteriores estrategias, o como complemento de las mismas, la utilización de equipos de protección personal.
El empleador o empleadora, al momento del diseño del proyecto de empresa, establecimiento o explotación, deberá considerar los aspectos de seguridad y salud en el trabajo que permitan controlar las condiciones inseguras de trabajo y prevenir la ocurrencia de accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales.
Dichos controles se pueden alcanzar mediante la elaboración e implementación de los Programas de Seguridad y Salud en el Trabajo, pues garantizan a los trabajadores y trabajadoras de cualquier centro de trabajo; con especial énfasis en aquellos más vulnerables a los procesos peligrosos, condiciones de seguridad, salud y bienestar en un ambiente de trabajo adecuado y propicio para el ejercicio pleno de sus facultades físicas y mentales.
Los Programas de Seguridad y Salud en el Trabajo deben contener la descripción del proceso de trabajo (producción o servicios), identificación y evaluación de los riesgos y procesos peligrosos existentes, los planes de trabajo para abordar los diferentes riesgos y procesos peligrosos, entre otros.
Luis González, Coordinador de la Oficina Técnica de Normalización del Inpsasel manifestó que “el Programa de Seguridad y Salud en el Trabajo incluye la identificación de los procesos peligrosos y factores de riesgo presentes en el centro de trabajo y la valoración, tanto cualitativa como cuantitativita de los mismos. Dicha valoración, permitirá establecer los planes de acción preventiva que garantizarán las condiciones y medio ambiente de trabajo dignos en las empresa”.
Igualmente, agregó que aunque parezca una acción derivada del Servicio de Seguridad y Salud en el Trabajo y de profesionales que tengan competencia en el área, la puesta en marcha de los Programas de Seguridad y Salud en el Trabajo no es un proceso netamente metódico, pues la propuesta y necesidad principal radica en la participación e incorporación de los trabajadores y trabajadoras de manera activa en la construcción, ejecución y evaluación del mismo.
No hay que perder de vista la visión transformadora de la clase obrera fomentada por Pedro Pascual Abarca, quien constantemente resaltaba la necesidad de formación, organización y movilización de los trabajadores y trabajadoras en defensa de sus derechos, dicha formación debe estar basada en seguridad y salud en materia laboral y seguridad social.
Según Óscar Betancourt, Coordinador de la Fundación Salud, Ambiente y Desarrollo (Funsad) de Uruguay, “el análisis de las condiciones de trabajo no sólo permite detectar, procesos peligros y los problemas de salud, ofrece la posibilidad de observar los aspectos que permiten el desarrollo físico y mental de los trabajadores. De esta manera, al mismo tiempo que se implementan las medidas de prevención y protección, se puede fomentar el desarrollo de esas condiciones favorables para la salud.
Es importante interiorizar la necesidad de conocer a profundidad el proceso de trabajo para desentrañar los orígenes de esos procesos peligrosos y las consecuencias de los problemas de salud. Además, sobre esta base, es posible definir las medidas de intervención (prevención, protección y promoción) más adecuadas.
Elaboración de los Programas
de Seguridad y Salud en el Trabajo
Formación y Capacitación a trabajadores
Sector Construcción
Sector Construcción
Sector Manufactura
Refineria
Información a Trabajadores
Sector Construcción
Distribución de los accidentes por actividad económica
De acuerdo a la distribución porcentual según la rama de actividad económica y de los accidentes de trabajo discriminados por su gravedad, el 47,7% del total de los mismos ocurrieron en la industria de la manufactura. El segundo lugar lo ocupa el sector servicios con un 24,7% del total, mientras que el sector construcción ocupa el tercer lugar con un 7,6% de la población ocupada.
Resaltan también el sector transporte y la explotación de minas y canteras. El primero con un 8,4% de la población ocupada, el sector de minas por su parte con el 0,6% del total de trabajadores. Sobre este sector todavía existe un alto nivel de informalidad que lo hace proclive a condiciones precarias de trabajo, alto riesgo y sub-registro de la información.
La OIT calcula que 2,2 millones de personas mueren cada año en el mundo a causa de accidentes y enfermedades relacionadas con el trabajo, cifra que parece ir en aumento. Además, cada año se producen unos 270 millones de accidentes de trabajo no mortales (que resultan en un mínimo de tres días de baja laboral) y 160 millones de casos nuevos de enfermedades profesionales.
Pasos básicos para el control de Riesgos y Procesos Peligrosos
  • Identificación de riesgos y procesos peligrosos en el centro de trabajo.
  • Valoración cuantitativa y análisis cualitativo de los riesgos y procesos peligrosos.
  • Definición y ejecución de planes de acción para el control de los procesos peligrosos y la garantía de la salud y seguridad en el trabajo.
  • Seguimiento y evaluación de los planes de acción con miras al mejoramiento permanente del Programa de Seguridad y Salud en el Trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada