25/6/2012

La Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo en Venezuela: Marco Legal, Político e Histórico

La Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo en Venezuela: Marco Legal, Político e Histórico. Escrito por: Cooperativa CEPEP Noviembre, 2011
Con la aprobación en el año 1999 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), la salud y la vida en el trabajo adquiere Rango Constitucional a través de los artículos 83 y 87 que establecen el derecho que tienen todos los trabajadores y las trabajadoras a participar activamente en la promoción, protección y defensa de su derecho a la vida y a la salud en el trabajo y a laborar bajo condiciones de trabajo dignas, seguras y saludables que le permitan el desarrollo pleno de sus capacidades físicas, intelectuales y sociales. Al mismo tiempo estos artículos establecen el deber que tiene el Estado Venezolano de garantizar el derecho a la salud como parte del derecho a la vida, y el deber que tiene todo patrono o patrona de garantizarle a sus trabajadores y trabajadoras condiciones de seguridad, higiene y ambiente de trabajo adecuados. Lo mencionado anteriormente ubica a Venezuela a la vanguardia en materia de seguridad y salud en el trabajo, ya que pocos países en el mundo han consagrado en sus respectivas cartas magnas este derecho a la salud y a la vida en el trabajo, la cual fue producto del proceso constituyente impulsado por la Revolución Bolivariana en el año 1999. Es importante destacar, que así como el derecho a la salud y a la vida en el trabajo tiene rango Constitucional en nuestro país, también se ha asumido garantizar este derecho, través de las estrategias, objetivos y políticas de las 7 Líneas Generales del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013, mejor conocido como Proyecto Nacional Simón Bolívar (PNSB) o Primer Plan Socialista de la Nación.
El PNSB está orientado al mejoramiento de la calidad de vida y el bienestar social del pueblo venezolano rumbo a lo que decía nuestro Libertador Simón Bolívar: “La Suprema Felicidad Social”, por lo cual, la defensa y la garantía de la salud y la vida en el trabajo se constituye, en el marco de este proceso de transformación social, en una política pública que debe desarrollar el Estado Venezolano a fin de garantizarle a sus trabajadores y trabajadoras el disfrute de sus derechos humanos y sociales en materia de seguridad y salud en el trabajo y así, de esta manera, seguir avanzando en la cultura de la promoción de la salud en el trabajo y la prevención de los accidentes de trabajo y las enfermedades ocupacionales.
A partir de ese marco constitucional y político descrito anteriormente, y como resultado de las luchas reivindicativas y las conquistas sociales impulsadas a finales de los años 80 por colectivos de trabajadores y trabajadoras y líderes revolucionarios tales como Pedro Pascual Abarca, Emigdio Cañizalez Guedes, Pedro Ortega Díaz, María León, María Alejandra Bolívar, entre otros y otras, y ante el alto nivel de siniestralidad laboral generados por los accidentes laborales y las enfermedades ocupacionales, nuestro país cuenta con todo un marco jurídico en materia de seguridad y salud en el trabajo distribuido a lo largo de la Pirámide de Kelsen, que se conquistó desde la aprobación de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (LOPCYMAT) en el año 1986 y su posterior reforma en el año 2005 producto de la transformación del Sistema de Seguridad Social en Venezuela iniciado en el año 2002.
Todo esto es impulsado por el Gobierno Revolucionario con la finalidad de crear un nuevo sistema de seguridad social que vele y proteja a los trabajadores y a las trabajadoras ante la ocurrencia de los accidentes laborales y las enfermedades ocupacionales ocasionados por el trabajo.
Con la aprobación de la reforma de la LOPCYMAT en el año 2005, se establecen las siguientes tres funciones esenciales de la Seguridad y Salud en el Trabajo en Venezuela, las cuales son: 1) Promoción de la salud en el trabajo, 2) Prevención de Accidentes Laborales y Enfermedades Ocupacionales y 3) Atención Integral a los trabajadores y a las trabajadoras para garantizarles sus derechos individuales y colectivos que hayan sido vulnerados. Dichas funciones esenciales se definen de la siguiente manera:
1) Promoción de la Salud en el Trabajo: entendida como el conjunto de acciones que permitan alcanzar el empoderamiento de la clase trabajadora, estando ésta conformada por supervisores, supervisoras, delegados y delegadas de prevención y trabajadores y trabajadoras en general, con el propósito de que ejerzan cada vez más su protagonismo y control sobre las determinantes de la salud, las cuales son de carácter político, económico, social, laboral, educativo, cultural, ambiental, comunitario, de vivienda y hábitat, entre otras categorías. Esto implica la apropiación por parte de la clase trabajadora de sus derechos, deberes y de su formación, organización y movilización como lo refería el luchador social Pedro Pascual Abarca, en torno al desarrollo de las luchas para la concientización que les permitirá ejercer mayor control sobre dichas determinantes que afectan su salud y vida en el trabajo.
2) Prevención de Accidentes Laborales y Enfermedades Ocupacionales: se refiere a aquellas acciones orientadas a preservar la vida y a evitar el daño a la salud en los centros de trabajo, a través de la identificación, evaluación y establecimiento de medidas de control de los procesos peligrosos.

3) Atención Integral para la Garantía y Restitución de los Derechos Colectivos e Individuales Vulnerados: la cual implica por parte del Estado venezolano, garantizar y velar por los derechos de los trabajadores y trabajadoras consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y las leyes y reglamentos relacionados con la salud y el trabajo. Por otra parte, exige de parte de los patronos y las patronas, supervisores y supervisoras, delegados y delegadas de prevención, trabajadores y trabajadoras en general, promover y garantizar la organización y el funcionamiento de cada uno de los componentes esenciales de la gestión de la seguridad y salud en el trabajo, ya que en cada uno de estos componentes se debe diseñar, implementar y evaluar de manera permanente las políticas en materia de seguridad y salud en el trabajo para garantizar condiciones de trabajo dignas, seguras y saludables.
Para lograr el desarrollo de estas tres funciones esenciales de la seguridad y salud en el trabajo en Venezuela, es importante que todo patrono, patrona, trabajador o trabajadora promueva la activación y funcionamiento de cada uno de los cinco componentes fundamentales de la Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo, los cuales son los siguientes: 1) Delegados y Delegadas de Prevención, 2) Comité de Seguridad y Salud Laboral, 3) Servicio de Seguridad y Salud en el Trabajo, 4) Programa de Seguridad y Salud en el Trabajo, y 5) Vigilancia Epidemiológica en Centros de Trabajo, los cuales a continuación se describen de acuerdo a lo establecido en el marco legal que rige a la seguridad y salud en el trabajo en Venezuela.
1) Delegados y Delegadas de Prevención: De acuerdo al artículo 41 de la LOPCYMAT y el artículo 49 del Reglamento Parcial de la LOPCYMAT, en todo centro de trabajo, se deben elegir Delegados y Delegadas de Prevención, los cuales serán los representantes de los trabajadores y las trabajadoras en la promoción y defensa de la seguridad y salud en el trabajo.
Su derecho a la consulta y participación está consagrada en el artículo 5 y 83 de la CRBV y en sus atribuciones y facultades establecidas en el artículo 42 y 43 de la LOPCYMAT y en el artículo 50 del Reglamento Parcial de la LOPCYMAT, y está dirigida a la defensa del interés colectivo, especialmente de los derechos humanos laborales relacionados con la seguridad y salud en el trabajo, por lo cual, todo patrono o patrona, supervisores o supervisoras, delegado o delegada de prevención, trabajadores y trabajadoras, deben impulsar su elección, registro, conformación y participación en la gestión de la seguridad y salud en el trabajo.
2) Comité de Seguridad y Salud Laboral: Una vez electos los Delegados y Delegadas de Prevención, todo patrono o patrona, supervisores y supervisoras, delegados y delegadas de prevención, de acuerdo al artículo 49 de la LOPCYMAT, deben promover y participar activamente en la constitución y funcionamiento del Comité de Seguridad y Salud Laboral.
Este Comité, de acuerdo al artículo 46 de la LOPCYMAT, es un órgano paritario y colegiado conformado por los delegados y delegadas de prevención y por el empleador o empleadora o sus representantes, destinado a la consulta y revisión permanente de las políticas, programas y actuaciones en materia de seguridad y salud en el trabajo del centro de trabajo tal como lo establece los artículos 47 y 48 de la LOPCYMAT. De ahí que este órgano se convierte en la columna vertebral de la gestión de la seguridad y salud en el trabajo, ya que sus integrantes deben acordar de manera consensuada los planes de acción para mejorar la acción preventiva y de esta manera erradicar toda condición insegura e insalubre que pueda afectar la salud y la vida en el trabajo.
3) Servicio de Seguridad y Salud en el Trabajo: El artículo 39 de la LOPCYMAT, establece que todo patrono o patrona debe organizar e incorporar dentro de su estructura organizativa un servicio de seguridad y salud en el trabajo propio o mancomunado, el cual debe estar constituido por un equipo multidisciplinario que deberá desarrollar un conjunto de acciones preventivas tendientes a promover la salud y la vida en el trabajo, la prevención de accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales y la atención integral para la garantía y restitución de los derechos colectivos e individuales vulnerados, tal como lo establece el artículo 40 de la LOPCYMAT y el artículo 21 del Reglamento Parcial de la LOPCYMAT referente a las funciones de los servicios de seguridad y salud en el trabajo.
Es importante destacar que estos servicios de seguridad y salud en el trabajo deben desarrollar conjuntamente con los delegados y delegadas de prevención y los trabajadores y las trabajadoras, dos funciones esenciales en su gestión, las cuales son: 1) La elaboración, implementación y evaluación permanente del Programa de Seguridad y Salud en el Trabajo y 2) La Activación del Sistema de Vigilancia Epidemiológica en el Centro de Trabajo.
4) Programa de Seguridad y Salud en el Trabajo: Tal y como mencionamos en el párrafo anterior, todo patrono o patrona, supervisores o supervisoras, a través del servicio de seguridad y salud en el trabajo, deben diseñar, implementar y evaluar de manera permanente y en conjunto con los trabajadores y las trabajadoras el programa de seguridad y salud en el trabajo, el cual, de acuerdo a la Norma Técnica del Programa de Seguridad y Salud en el Trabajo (NT-01-2008) representa: “el conjunto de objetivos, acciones y metodologías establecidos para identificar, prevenir y controlar aquellos procesos peligrosos presentes en el ambiente de trabajo y minimizar el riesgo de ocurrencia de incidentes, accidentes de trabajo y enfermedades de origen ocupacional”, los elementos que deben contener el programa de seguridad y salud en el trabajo están establecidos en el artículo 82 del Reglamento Parcial de la LOPCYMAT y en la Norma Técnica del Programa de Seguridad y Salud en el Trabajo establecida por el INPSASEL.
Por esta razón el programa de seguridad y salud en el trabajo se convierte en la piedra angular de toda gestión de la seguridad y salud en el trabajo, ya que a través de su elaboración e implementación se van a diseñar los diversos planes de acción dirigidos a controlar toda condición insegura e insalubre y todos aquellos procesos peligrosos presentes en el centro de trabajo que pueden afectar la salud y la vida del trabajador o trabajadora.
5) Sistema de Vigilancia Epidemiológica en el Centro de Trabajo: Otro de los aspectos clave de la gestión de la seguridad y salud en el trabajo que debe ser activado a través del servicio de seguridad y salud en el trabajo de acuerdo al artículo 40 Numeral 8 de la LOPCYMAT, es lo referente a la creación y puesta en práctica del sistema de vigilancia epidemiológica en el centro de trabajo, que de acuerdo a la norma (NT-01-2008), ésta describe a la vigilancia epidemiológica como: “un proceso continuo de recolección y análisis de los problemas de salud laboral y de sus determinantes, seguidas de acciones de promoción y prevención; con la finalidad de conocer las características de las condiciones de trabajo y salud de amplios sectores de la población laboral, sirviendo para optimizar los recursos y prioridades en los programas de promoción, prevención y protección”.
Como se puede apreciar la vigilancia epidemiológica representa para toda gestión de la seguridad y salud en el trabajo un componente fundamental que debe ser activado, ya que la información estadística de morbilidad y accidentalidad proveniente de dicho sistema, le va a permitir a los Delegados y a las Delegadas de Prevención, al Comité de Seguridad y Salud Laboral y al Servicio de Seguridad y Salud en el Trabajo, diseñar e implementar políticas orientadas a disminuir y controlar esos índices de morbilidad y accidentalidad reportados por el sistema de Vigilancia Epidemiológica. Es importante destacar que el incumplimiento por parte de los patronos o patronas, supervisores y supervisoras, delegados y delegadas de prevención de la normativa en materia de seguridad y salud en el trabajo, representa una violación de los derechos humanos laborales en materia de seguridad y salud en el trabajo, lo cual genera sanciones que están contempladas en los artículos 117 y 131 de la LOPCYMAT y en el artículo 64 del Reglamento Parcial de la LOPCYMAT. Pero más allá de estas sanciones que puedan derivarse producto del incumplimiento de la activación, organización y funcionamiento de la gestión de la seguridad y salud en el trabajo, de lo que se trata es de crear conciencia, sensibilidad, y de esta manera avanzar y trascender a un Estado de derechos humanos y sociales donde se desarrolle y se garantice el bienestar integral a todos los trabajadores y a todas las trabajadoras a través de la humanización del trabajo como parte del Modelo Productivo Socialista que se está construyendo e impulsando desde el Proyecto Nacional Simón Bolívar. En el Modelo Productivo Socialista que se está construyendo, la tarea es producir y crear riquezas de manera sustentable para satisfacer las necesidades humanas, reivindicando y dignificando el trabajo creador y con significado, garantizando y elevando cada vez más el bienestar físico, mental y social de trabajadores y trabajadoras, es decir, la calidad de vida, la salud, el buen vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada