27 abr. 2012

‘Agentes Extintores’

http://firestation.wordpress.com/category/agentes-extintores/

 Las espumas en la extincion de incendios

Publicado por Firestation en 09/04/2012

Novec 1230. Agente extintor limpio sustitutivo de halones.

Publicado por Firestation en 02/04/2012

Software para el Cálculo de Instalaciones Hidráulicas para Bomberos

Publicado por Firestation en 09/02/2012
calc
Para poder ejecutar CIH Bomberos bajo Windows XP es necesario tener instalado previamente Microsoft .NET Framework 2.0 o superior.
Puedes descargarlo gratuitamente pinchando aquí.
(recuerda que después de descargártelo, hay que ejecutarlo para que se instale).
En caso de utilizar Windows Vista o Windows 7 NO es necesario instalar nada para poder ejecutar CIH Bomberos.
CIH Bomberos v.2.0
Principales características:
- Posibilidad de trabajo con autobombas combinadas, conectadas en serie y en paralelo
- Instalaciones con mangueras (70, 45 y 25) y posibilidad de uso de columna seca.
- Uso de mangueras clásicas y avanzadas (mayor resistencia y menores pérdidas de carga).
- Uso de distintas lanzas y posibilidad de variar la posición del selector de caudal.
- Visualización del estado real de los manómetros de baja y alta, y del rendimiento de la bomba.
- Uso de elementos para la formación de espuma.
- Numerosa información disponible según el elemento: presión de trabajo, caudal, perdida de carga aportada, litros necesarios para llenar una instalación, tiempo aproximado de llenado, velocidad de circulación del agua, espuma generada, consumo espumogeno, tiempo aproximado de trabajo, etc…
- Visualización gráfica de la curva característica de la bomba tanto de alta como de baja presión.
- Visualización del punto de funcionamiento de la instalación.
- Posibilidad de guardar y recuperar una instalación.
Elementos disponibles de la versión:
Autobombas
Rosenbauer R-280, NH20, NH30, NH40
Ziegler FP16/8
Mangueras
Normales: Armtex Ten, Gomtex
Avanzadas: Feline, Gomdur-4k, Blindex 4
Lanzas
Firestar 25mm
AWG 25 mm Turbospritze
Akron Force 751
Akron 25 mm Turbojet
Akron 45 mm Turbojet
Akron 70mm Turbojet
Elementos espuma
Proporcinadores Z2,Z4,Z8
Lanzas baja B2,B4,B8
Lanzas media M2,M4,M8
Generador alta Fomax-7
Otros elementos
Columna seca 80 mm
Reducciones 70-45 y 45-25
Reducciones invertidas 45-70 y 25-45
Bifurcaciones 70-45 y 45-25

NFPA 10 (2007) Extintores Portatiles Contra Incendios

Publicado por Firestation en 18/12/2011

MiniBombero de VsFocum. Solucion Extintora Fuegos Clase F.

Publicado por Firestation en 01/10/2011
Se trata de un nuevo producto de la empresa VsFocum, la cual ha desarrollado una espuma apta para ser envasada y utilizada de forma parecida a un aerosol. Mediante un bote presurizado de muy fácil manejo.
Este producto fue presentado en el salón Internacional de la Seguridad en Marzo de 2010 y galardonado en la galería de Nuevos Productos. Y ha sido probado por entidades externas a la propia empresa fabricante (y en este blog) para verificar su eficacia y uso en condiciones reales y en las que marca la Norma.
Concretamente en el ensayo de eficacia sobre fuegos de clase F (UNE-EN 3-7:2004+A1:2008) alcanzo un nivel de 5F.
El ensayo sobre fuego Clase F consiste básicamente en calentar un recipiente con una cantidad determinada de aceite hasta que se autoinflame. En ese momento se retira la fuente de calor y, tras 2 minutos aproximadamente se ataca el fuego. Al igual que con las eficacias A y B, es necesario apagar dos hogares en tres intentos. La clasificación 5F se obtiene con un hogar cilíndrico de pequeña capacidad y el resto de clasificaciones ( 25F, 40F ó 75F) con un hogar rectangular. El número que acompaña a la clasificación F se corresponde con la cantidad de aceite expresado en litros que contiene el hogar.
Esta enfocado para su uso domestico, aunque en el automóvil en pequeños comercios, donde la presencia de personas capaces de usarlo, realmente con muy poca formación podría dominarse, ya que su “puesta en marcha” es todavía mas sencilla que un extintor tradicional, pueden hacer frente a un pequeño conato (su capacidad limita su uso a los primero momentos del incendio).
Su principal característica de uso es frente a los fuegos de aceites, fuegos tipo K (EE.UU.) o F (Europa), causa frecuente de siniestros en hogares y restaurantes donde se trabaja con aceites a altas temperaturas, y donde su contenido tamaño no supone un problema si se hace uso de manera rápida y adecuada.
Esto es así debido a su especial forma de comportarse con estos fluidos, aceites y grasas.  El agente extintor BoldFoam F40 tiene la característica de ser capaz de producir una reacción de saponificación con aceites y grasas.
Esta reacción es la que produce jabón a partir de ácidos grasos (como se fabricaba antiguamente el jabón, es una reacción muy sencilla y espontanea en las condiciones adecuadas).
En este caso la espuma extintora proporcionaría las condiciones adecuadas para que los triglicéridos (aceites/grasas) se convirtieran en jabón.  Con la ventaja de que este se forma en la interfase espuma/aceite creando una barrera física que separa el aceite de la atmósfera, con lo que eso conlleva.
El agente extintor como tal, disponible también en el “formato” habitual ha superado también las pruebas correspondientes a las normas UNE-EN 1568-4:2000 (Agentes extintores – Espumógenos – Parte 4: Especificación para espumógenos de baja expansión para aplicación sobre la superficie en líquidos miscibles con agua)
Clasificando como Clase 1 en cuanto a su rendimiento a la extinción y como clase A respecto a la reignición utilizando el método de ensayo de aplicación suave.
Asimismo cumple con los requisitos de extinción y reencendido establecidos en UNE-EN 1568-1:2000 (Agentes extintores – Espumógenos – Parte 1: Especificación para espumógenos de media expansión para aplicación sobre la superficie en líquidos no miscibles con agua)
Igualmente supera los parámetros marcados en el Reglamento (CE) 1272/2008 sobre clasificación, envasado y etiquetado de sustancias y mezclas que lo califican como no irritante (característica muy adecuada si se espera su utilización en ámbito domestico y por personal poco formado).
Esta es la ficha de datos de seguridad del agente extintor en cuestión DS BoldFoam F40.
Y su ficha técnica FT BoldFoam F4o.
Este espumógeno tiene varios campos de aplicación, tales como los sistemas automáticos de extinción en transformadores eléctricos, de agua o espuma, sistemas automáticos de extinción en cocinas, como agente extintor contenido en extintores de pequeña capacidad, pero el que mas nos  interesa en esta entrada seria su uso en aplicadores domésticos, el producto que presenta VsFocum como novedad y cuyo nombre comercial es MiniBombero.
El producto tiene varias características muy enfocadas hacia el uso sencillo por parte de personal no entrenado.
Con un peso de 345 gr (formato aerosol de 250 ml) , una distancia de lanzamiento, 1.5 m y un tiempo de descarga de 15 segundos para formar 7.5 l de espuma es una muy buena opción para un primer ataque a un conato de incendio con cierta seguridad.
Formulado para una rápida extinción, su estabilidad térmica, elevada capacidad de penetración y gran capacidad de enfriamiento es un producto que, ademas de eficaz en su uso, es fácil de limpiar tras el incendio. Aspecto importante en el uso domestico frente a extintores tradicionales de mas capacidad pero no la misma efectividad.
Frente a extintores tradicionales presenta una serie de ventajas como son:
  • Respuesta instantánea, ni siquiera hay que quitar el seguro de los extintores tradicionales ni manejar mangueras de aplicación, tan solo agitar el envase. Se aplica presionando con un dedo como cualquier aerosol
  • Sistema ligero y que no provoca problemas de irritación de las vías respiratorias en su aplicación.
  • Evita el riesgo de salpicaduras o derrame al tratarse de una espuma de baja densidad respecto al combustible sobre el que se aplica.
  • Evita el peligro de reignición gracias a la capa de jabón formada y su capacidad de enfriamiento.
  • De fácil limpieza, por la cantidad de producto aplicado y por el efecto de creación del jabón.
  • No exige revisión ni retimbrado, obligado en extintores tradicionales. Siguiendo las condiciones de almacenamiento recomendadas se puede esperar una vida útil del espumógeno de 10 años. No tenemos constancia de que el envase presurizado alcance tal duración, pero en principio debería durar al menos tanto como el contenido. El fabricante ofrece una garantía de 3 años.
Su diseño y características lo hacen idóneo para los fuegos domésticos, sobre todo aquellos originados por aceites calentados por encima de su punto de inflamación. En el siguiente video podemos comprobar su efectividad y facilidad de manejo:
Comprobado empíricamente por nosotros mismos gracias al envio a este blog de varias unidades del MiniBombero.
Aparte de esto debido al tipo de agente extintor se ha comprobado que, aunque su eficacia no sea tanta, en otro tipo de fuegos este producto también es efectivo, en vehículos y en incendios de pequeñas dimensiones de combustibles líquidos.
Aunque debemos decir que, debido a las especiales características de un fuego en motor (que obviamente, tras su uso esta muy caliente, lo que dificulta la extinción, y los recovecos que existen en el vano motor) este debe controlarse en los primeros momentos, en caso contrario, la capacidad extintora del MiniBombero se ve sobrepasada debido a su pequeño tamaño, no estaría de mas tratar de evolucionar el producto hacia un tamaño mayor.
Podemos ver mas pruebas y videos en el canal de VsFocum en YouTube.
En fuegos tipo A la eficacia del MiniBombero esta muy relacionada con el tamaño y disposición del combustible. Si este se reduce a una pequeña área, que permita ser cubierta en su totalidad por la espuma, veremos que, debido a la buena resistencia al calor y las llamas de la espuma permite extinguir el fuego con rapidez, en caso contrario, nos encontramos con, en nuestra opinión, el principal handicap del producto, su capacidad, limitada por su tamaño que no permitiría cubrir totalmente la superficie incendiada. Para comprobar este aspecto hemos usado una unidad del extintor para ver de que es capaz de hacer frente a un incendio de la tapiceria de un vehiculo y que superficie es capaz de cubrir con una capa de espuma lo suficientemente consistente como para controlar las llamas.
Aqui vemos la accion sobre un fuego “sencillo” de tapiceria de automovil, el control es muy rapido y facil de realizar.
En este segundo video vemos un nuevo incendio sobre la misma tapiceria, pero mas cerca del respaldo, donde podemos ver la capacidad de adhesion a superficies verticales de la espuma. Este se ha realizado con el mismo extintor que el anterior video, para hacernos una idea de la capacidad:
Al final del video, cuando el fuego esta extinguido, podemos comprobar la cantidad de espuma que nos queda y la superficie que podriamos haber cubierto con la espuma.
Otro uso muy interesante de este agente extintor en este producto, es su uso frente a fuegos tipo D, de metales. Estos fuegos se caracterizan por las altas temperaturas alcanzadas y, frecuentemente, con reacciones químicas violentas con gran desprendimiento de energía. Por ello los agentes extintores usados contra ellos suelen ser productos inorgánicos inertes que, o bien reaccionan con el metal incendiado o bien se funden sobre el aislándolo de la atmósfera para conseguir su extinción.
Se ha comprobado, a falta de mayor investigación en el área, que el producto es relativamente eficaz frente a fuegos de Magnesio de pequeño tamaño, no produciendo ningún tipo de reacción violenta en su aplicación, lo cual es útil para su uso en empresas o industrias que traten con este tipo de material y tengan personal presente en el momento del inicio del incendio. Teniendo, ademas, la ventaja de que si el metal incendiado se halla sobre una pequeña repisa o saliente sobre una pared, la adherencia de esta permite el control de pequeños puntos de ignición.
En resumen, un extintor muy manejable, con capacidad adecuada para pequeños conatos de incendio en distintos escenarios y muy apropiado para su uso principal como extintor de fuegos de aceite en cocinas.
Desde aqui agradecemos a vsFocum y su personal su colaboracion con nosotros asi como el buen trato durante este proceso.

Protección Contra Incendios: Protección Pasiva y Protección Activa

Publicado por Firestation en 01/09/2011

Ponencias

Recomendaciones de utilizacion de espumas en aplicaciones aereas en Valencia.

Publicado por Firestation en 26/07/2011

¿Cómo determinar el flujo de las líneas de ataque?

Publicado por Firestation en 07/02/2011
Por Ben Klaenne & Russ Sanders

manometroEl índice de flujo es parte esencial de un plan previo al incidente. Para edificios que requieren más de dos líneas de ataque preconectadas, recomendamos calcular el índice de flujo antes de que se produzca un incendio, mediante la aplicación del cómputo V/100; excepto cuando hubiera una carga de fuego de riesgo extra, en cuyo caso sugerimos emplear el índice de flujo de los rociadores.
indicedeflujo_esp_smEn el caso de edificios con gabinetes pequeños, la línea estándar de mangueras preconectada será, en la mayoría de los casos, suficiente. Sin embargo, a medida que el tamaño del compartimiento aumenta su volumen, el índice de flujo calculado se aproximará al índice obtenido a través de las líneas de ataque preconectadas estándar del departamento. En esta etapa, es esencial incluir el índice de flujo en el plan previo al incidente del edificio.
Los procedimientos operativos estándar (SOPs, por sus siglas en inglés) de la mayoría de los departamentos requieren una línea de soporte, duplicando así el flujo disponible, dado que dos líneas de ataque estarán disponibles de manera inmediata en el área del incendio. Si los procedimientos del departamento requieren una línea de soporte, el índice de flujo crítico es el flujo de la línea de ataque preconectada estándar multiplicado por dos.
Por ejemplo, si su línea de ataque preconectada estándar tiene un flujo de 150 galones por minuto (gpm) [568 litros por minuto (lpm)], la línea de ataque inicial y la línea de soporte proveerán 300 gpm (1.135 lpm). El compartimiento más grande que pueda ser extinguido con un flujo total de 300 gpm (1.135 lpm) será de 300 x 100, o de 30.000 pies cúbicos (850 metros cúbicos). El plan previo a un incidente para cualquier edificio que posea un compartimiento que supere los 30.000 pies cúbicos (850 metros cúbicos) deberá incluir el índice de flujo para cada uno de los compartimientos grandes. Recuerde que la totalidad de los cálculos del índice de flujo son estimados que se basan en la ventilación, en el combustible disponible y en las presunciones de configuración del combustible.
Es importante conocer el flujo de su línea de mangueras de ataque estándar en el momento de determinar el volumen de fuego que puede extinguir con una o dos líneas de ataque estándar. Al llevar a cabo el sondeo de cientos de departamentos de bomberos, hemos observado que la mayoría sobreestima el flujo de su línea de mangueras de ataque estándar. ¿Puede Ud. informar con exactitud cuál es el flujo total disponible de su línea de ataque estándar? ¿Ha realizado pruebas de flujo para verificar el flujo total disponible?
Los fabricantes de boquillas de flujo variable generalmente informan los índices de flujo de sus equipos a determinada presión de descarga de la bomba o presión de boquilla, y usted podrá calcular los índices de flujo a presiones de boquillas específicas o consultar los mismos en los diagramas de flujo estándar para boquillas de chorro sólido. Como ejemplo, uno de los fabricantes de boquillas declara que su boquilla automática permitirá un flujo de 120 gpm (454 lpm) a una presión de descarga de la bomba de 150 psi, a través de una manguera de una extensión de 150 pies (45 metros). Si la longitud de la manguera se extiende a 250 pies (76 metros) y se mantiene la presión de descarga de la bomba de 150 psi, el flujo se reduce a 95 gpm (360 lpm). Si la presión de descarga de la bomba se reduce a 50 psi, según se aplica en algunos sistemas de tuberías verticales antiguos, el flujo de dicha boquilla será de 30 gpm (114 lpm). Sólo llevando a cabo auténticas pruebas de flujo bajo condiciones variables podrá saber con certeza cuál será realmente el flujo de las líneas de ataque de su departamento.
En respuesta a la demanda de boquillas que provean suficiente flujo a presiones bajas, los fabricantes rediseñaron las boquillas de chorro variable, permitiendo así que el flujo de agua se mayor con el empleo de boquillas diseñadas para baja presión. Uno de los fabricantes ha asignado a su boquilla de baja presión rediseñada una capacidad nominal de flujo de 71 gpm (269 lpm) a través de una manguera de 1¾ pulgadas de 150 pies (46 metros) a una presión de descarga de la bomba de 50 psi. Sin embargo, las boquillas de chorro sólido permiten flujos mayores a presiones más bajas que la mayoría de las boquillas de chorro variable.
La totalidad de los flujos de boquilla publicados se basan en la presión de las mismas, y no en la presión de descarga de la bomba. Cuando alguno de los fabricantes ofrece un flujo a través de una determinada longitud de manguera a una presión específica, se estima o mide la pérdida de fricción desde la bomba o descarga de la tubería vertical hacia la manguera. Los diversos tipos de mangueras y acoples de manguera provocan distintas pérdidas de fricción. Si la presión manométrica de su aparato se toma desde el lado de alimentación de la bomba, no mide la pérdida de fricción en las tuberías del mismo.
La presión de la boquilla es la presión disponible desde la fuente, menos la totalidad de las pérdidas de fricción y la pérdida debido a elevación. Así, el empleo de la información sobre la boquilla que brinda el fabricante o las tablas de chorro sólido podrían no proveer el flujo adecuado para el tendido de mangueras deseado. Afortunadamente, existe una manera más adecuada para determinar el flujo desde sus líneas estándar de mangueras de ataque para incendios. Aunque ello requiere tiempo, esfuerzo y dinero.
Recomendamos que cada departamento lleve a cabo las pruebas de flujo de sus mangueras y boquillas empleando un manómetro de flujo calibrado. Para ello, coloque el manómetro de flujo en el lado de alimentación del bombeador, es decir el lado no conectado directamente con el hidrante. Asegúrese de que todos los drenajes estén cerrados, desplace hacia adelante la línea de ataque estándar y aumente la presión de descarga de la bomba hasta la presión especificada en sus SOPs. El medidor de flujo indicará el flujo real para su combinación de manguera y boquilla.
Este es también un buen momento para probar diversos tendidos de manguera. La mayoría de los fabricantes recomiendan no emplear tendidos de manguera que superen los 250 pies (76 metros) para una manguera de 1¾ pulgadas debido a que la pérdida de fricción en una manguera de 1¾ pulgadas, a flujos elevados, será excesiva. En caso de requerirse líneas de mangueras más extensas, se deberá emplear una manguera de mayor diámetro para reducir la pérdida de fricción y aumentar el flujo. A fin de determinar cuáles son las combinaciones más adecuadas, pruebe diferentes boquillas en distintas longitudes y tamaños de mangueras. En la mayoría de los casos, cuanto mayor sea el flujo, mejor será. Sin embargo, un aumento en el índice de flujo elevará la fuerza de reacción de la boquilla, lo que provoca que sea más dificultoso maniobrar una manguera de mayor diámetro. No confíe en las fórmulas de fuerza de reacción de las boquillas, ya que, en general, las mismas son imprecisas.
Dado que el control de una línea de manguera a un flujo elevado puede ser muy difícil, es fundamental que los bomberos se entrenen empleando diversas combinaciones de mangueras y boquillas, en situaciones de incendio simuladas. Algunos departamentos de bomberos llevan a cabo pruebas en un nivel superior empleando presiones manométricas para determinar la pérdida de fricción en sus mangueras. Los manómetros calibrados colocados en la línea de cada extremo de una sección de manguera indicará la pérdida de fricción en dicha sección. Lo ideal es colocar el manómetro en la sección conectada a la boquilla para obtener una lectura de la presión de boquilla directa y precisa. La pérdida de fricción se modificará en base al flujo. Este proceso también deberá ser aplicado cuando se adquieran nuevas mangueras o boquillas.
Si alguna de las boquillas no tuviera el mantenimiento adecuado o estuviera dañada, el flujo podría no ser el que usted ha previsto; por ello los fabricantes de boquillas recomiendan aplicar procedimientos de mantenimiento y lavado. Si sigue nuestro consejo y adquiere un medidor de flujo, lo ideal sería que lleve a cabo pruebas en la totalidad de las boquillas de manera periódica.
El objetivo de calcular el índice de flujo es hacerle conocer la dimensión y cantidad de líneas de ataque que necesitará para extinguir un incendio bien desarrollado en un compartimiento de dimensiones mayores a las que pueden ser protegidas con líneas de ataque preconectadas. Aunque el cálculo del índice de flujo necesario para una situación determinada no será de gran utilidad si usted no conoce el flujo disponible en sus boquillas.
Esta columna ha sido adaptada del libro Combate de Incendios Estructurales, disponible en el sitio www.nfpa.org

FOAM PRO. Proporcionadores y sistemas de relleno de espumas.

Publicado por Firestation en 13/11/2010
Class A Foam – Single-Point Injection
Leading off the FoamPro line, the 1600 series is available in two models, differing only in capacity (1.0 and 1.7 gpm). Each system includes a Hypro twin plunger pump and DC motor assembly. Treats up to: 340 gpm @ 0.5%; 170 gpm @ 1.0%.
Class A and/or B Foam – Single-Point Injection
The 2000 series is available in two models, differing only in capacity (2.5 and 5.0 gpm). Each system includes a Hypro triplex plunger pump and DC motor assembly. Treats up to: 1000 gpm @ 0.5%; 500 gpm @ 1.0%; 166 gpm @ 3.0%.
Model 2024
Class A and/or B Foam – Single-Point Injection
Equip your apparatus with tomorrow’s technology today! Designed for Class A and / or Class B foam applications, the Model 2024 delivers concentrate from a microscopic .01 gpm (.04 l/m) to 6.34 gpm (24 l/m) – all with unmatched accuracy and simplicity. Druckzumischanlagen nach DIN V 14430
Model 3012
Class A and/or B Foam – Single-Point Injection
Extreme Class A and Class B firefighting power is at your fingertips with the FoamPro 3012 proportioner. This versatile, hydraulically-driven system delivers unmatched, supercharged performance with concentrate flow from 0.1 to 12.0 gpm at 0-400 psi, all from a single pump. High-drafting capabilities allow off-board pickup for foam operations or tank refill, which is crucial for high flow situations or when changing concentrates. Treats up to: 2400 gpm @ 0.5%; 1200 gpm @ 1.0%; 400 gpm @ 3.0%; 200 gpm @ 6.0%.
Class B Foam – Single-Point Injection
The 3000 series is available in six models with the main difference being capacity (20, 40, 60, 90, 150 and 300 gpm). All are hydraulically-driven and incorporate an Edwards rotary gear pump. Treats up to: 30,000 gpm @ 1.0%; 10,000 gpm @ 3.0%; 5,000 gpm @ 6.0%.
Model AccuMax
Class B Foam – Multi-Point Injection
The AccuMax is the first high-volume, multi-port foam injection system for Class B industrial fire applications and is available in capacities of 60, 90, 120, 150 and 300 gpm. Treats up to: 30,000 gpm @ 1.0%; 10,000 gpm @ 3.0%; 5,000 gpm @ 6.0%.
**NEW** AccuMax Rapid Deployment Foam System
The FoamPro® AccuMax™ Rapid Deployment Foam System (RDFS) is the ultimate mobile high-flow foam proportioning unit. Integrated and self-contained, this state-of-the-art proportioning package delivers industrial strength firefighting power with unmatched performance and flexibility.

NFPA 13 – Standard for the instalation of sprinklers systems. NFPA 13 – Norma para la instalacion de sistemas de rociadores.

Publicado por Firestation en 29/10/2010

NFPA 2001 – Standard on clean agent fire extinguisihing systems. NFPA 2001 – Norma de agentes limpios para sistemas de extincion de incendios.

Publicado por Firestation en 24/08/2010

NFPA 12 – Standard on carbon dioxide extinguishing systems. NFPA 12 – Norma para sistemas de extincion por CO2.

Publicado por Firestation en 13/08/2010

LA IMPORTANCIA DE CONTAR CON LA ADECUADA PROTECCION Y SEGURIDAD CONTRA INCENDIOS EN GARAJES Y APARCAMIENTOS

Publicado por Firestation en 06/07/2010

La seguridad y protección contra incendios (SPCI) en garajes y aparcamientos es tan importante como en cualquier otro ámbito de la vida, ya sean viviendas, empresas, edificios públicos, etc. Acumulación de gases, combustibles y fluidos inflamables y condiciones estructurales que dificultan la intervención hacen necesario tomar conciencia de una apropiada y estudiada SPCI en este tipo de instalaciones.
Son muchos los aspectos a tener en cuenta a la hora de proteger y equipar contra los incendios este tipo de instalaciones. Las particularidades en su construcción, suponen un handicap a la hora de trazar un proyecto para la instalación de protección contra incendios, así como a la hora de realizar el plan de evacuación y autoprotección. En las siguientes líneas trataré de desarrollar, lo más claro y sencillo posible, los diferentes elementos a tener en cuenta en protección pasiva y activa, según normativa.
PROTECCIÓN PASIVA
Condiciones de compartimentación
Según el nuevo Código Técnico de Edificación (CTE) –aprobado por el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo–, los garajes y aparcamientos con superficie construida superior a 100 m2, cuando se encuentren integrados en un edificio, deberán estar compartimentados en sectores de incendio diferenciados y siempre se comunicarán con el inmueble a través de un vestíbulo de independencia. Para los aparcamientos de vehículos de hasta 100 m2, el CTE los clasifica en todo caso como locales de riesgo especial bajo.
En el caso de los aparcamientos robotizados, emplazados en los bajos de un edificio que se dedique a menesteres diferentes del estacionamiento, deberán estar compartimentados en sectores de incendio que no superen los 10.000 metros cúbicos (m3).
Resistencia al fuego
Para los aparcamientos y garajes con superficie superior a los 100 m2 o para aquellos situados bajo un inmueble de uso distinto, la resistencia al fuego de los elementos estructurales (forjados, vigas y soportes) será como mínimo R120. Las paredes y techos que delimitan los sectores de incendio debe ser EI120. En todo caso, las puertas de paso entre sectores, por realizarse a través de vestíbulos de independencia (con dos puertas), será la cuarta parte de la requerida para las paredes.
En los aparcamientos robotizados la resistencia al fuego de los elementos estructurales debe ser R180. Para los garajes y aparcamientos con superficie inferior a 100 m2 o de uso exclusivo o situado sobre otro uso, la resistencia al fuego debe ser como mínimo R90; la de las paredes que lo delimitan EI90 y para las puertas de comunicación con el resto del edificio E/2 45-C5.
Para las cubiertas de los aparcamientos emplazados entre dos edificios colindantes, la resistencia al fuego de las mismas será como mínimo R60 en una franja de 0,50 m de anchura medida desde el edificio contiguo, así como en una franja de 1,00 m de anchura situada sobre el encuentro con la cubierta de todo elemento compartimentador de un sector de incendio o de un local de riesgo especial alto. Como alternativa, puede optarse por prolongar la medianería o elemento compartimentador 0,60 m por encima del acabado de la cubierta.
Clases de reacción al fuego de elementos constructivos
Las clases de reacción al fuego de los elementos constructivos como techos y paredes serán A2-s1,d0 y para suelos A2FL-s1.
- Condiciones de ocupación: la ocupación máxima admisible con una única salida es de 100 personas. La máxima ocupación admisible para salvar una altura mayor de 2 m en sentido ascendente, con una sola salida, será de 50 personas.
- Evacuación de ocupantes. Salidas y recorridos: la longitud máxima del recorrido de evacuación con una única salida de planta no será superior a 35 m. Si la salida es directa al espacio exterior y la ocupación no excede de 25 personas, la longitud máxima de recorrido se amplía a 50 m. En el caso de que el sector garaje o aparcamiento esté protegido con rociadores, la longitud del recorrido especificada de 35 m puede aumentarse en un 25%.
- Protección de escaleras: las escaleras de evacuación de aparcamientos, tanto descendentes como ascendentes, solamente son admitidas si están especialmente protegidas.
a)En los recorridos, junto a puertas que no son de salida, debe disponerse la señal con el rótulo “Sin salida” en lugar fácilmente visible pero en ningún caso sobre la hoja de la puerta.
b)El tamaño de las señales será:
- 210×210 mm cuando la distancia de observación no excede de 10 m.
- 420×420 mm cuando la distancia de observación está comprendida entre 10 y 20 m.
- 594×594 mm cuando la distancia de observación esté comprendida entre 20 y 30 m.
- Señalización: los medios de alarma y alerta, los medios de evacuación, los equipos de lucha contra incendios, los dispositivos destinados a evitar la propagación del fuego, así como las zonas que presentan un riesgo particular de incendio deberán estar señalizados de acuerdo a la norma UNE 23033-1.
Además, las señales deberán ser visibles incluso en caso de fallo en el suministro eléctrico, siendo así muy importante que se utilicen señales fotoluminiscentes de Categoría A, es decir, señales de alta luminancia indicadas para lugares de concentración pública o con iluminación exclusivamente artificial. A estos efectos, la norma UNE 23035-4 establece que:
a)A los 10 minutos de ausencia de luz, la señal fotoluminiscente deberá ofrecer 210 milicandelas por metro cuadrado (mcd/m2).
b)A los 60 minutos deberá ofrecer 29 mcd/ m2.
Actualmente, se comercializan señales fotoluminiscentes con valores muy superiores a lo estipulado por la normativa, al considerar la señalización uno de los aspectos más importantes a la hora de evacuar un lugar y saber donde están ubicados los distintos elementos de protección y seguridad.
- Señalización de los medios de evacuación: se utilizarán las señales de uso habitual o de emergencia que se definen en la norma UNE 23034:1988, conforme a los siguientes criterios:
c)Las salidas de los garajes o aparcamientos tendrán una señal con el rótulo “Salida”.
d)La salida con el rótulo “Salida de emergencia” debe utilizarse solamente en toda salida prevista para uso exclusivo de emergencia.
e)Deben disponerse de señales indicativas de dirección de los recorridos, que sean visibles desde todo origen de evacuación desde el que no se perciban directamente las salidas o sus señales indicativas. En los puntos de recorridos de evacuación donde existen alternativas que puedan inducir a error, también se dispondrá de estas señales, de forma que quede claramente indicada la alternativa correcta.
- Puertas cortafuego: el sentido de apertura de las puertas será el previsto para la evacuación o hacia el interior del vestíbulo.
Las puertas serán abatibles con eje de giro vertical y su sistema de cierre no actuará mientras haya actividad en las zonas a evacuar, o bien, consistirá en un dispositivo de fácil y rápida apertura desde el lado del cual provenga dicha evacuación, sin tener que utilizar una llave y sin tener que actuar sobre más de un mecanismo. Estos dispositivos de apertura serán de tipo manilla o pulsador cuando se trate de personas familiarizadas con la puerta considerada o bien de barra horizontal de empuje o deslizamiento.
- Control del humo de incendio: en los aparcamientos que no tengan la consideración de aparcamiento abierto se debe instalar un sistema de control de humo de incendio, capaz de garantizar dicho control durante la evacuación de los ocupantes, de forma que ésta se pueda llevar a cabo en condiciones de seguridad. El diseño, cálculo, instalación y mantenimiento puede realizarse de acuerdo con la norma UNE 23585:2004 y EN 12101-6:2005.
También puede utilizarse el sistema de ventilación por extracción mecánica con aberturas de admisión de aire previsto en el Documento Básico HS 3, cumpliendo con las condiciones que allí se establecen y las siguientes:
a)El sistema debe ser capaz de extraer un caudal de aire de 120 l/plaza y debe activarse automáticamente en caso de incendio mediante una instalación de detección.
b)Los ventiladores deben tener una clasificación E400 90.
c)Los conductos que transcurran por un único sector de incendio deben tener una clasificación E600 90. Los que atraviesen elementos separadores de sectores de incendio deben tener una clasificación EI90.
PROTECCIÓN ACTIVA
Siguiendo el CTE y la Norma Básica de Edificación NBE-CPI/96 –que estará vigente hasta el próximo 17 de septiembre de 2006, momento en el que sólo será válido el CTE–, en lo relativo a las dotaciones de protección contra incendios que han de instalar los aparcamientos están:
- Extintores: es necesario instalar un extintor –que cumpla con la eficacia mínima, estipulada por el CTE en 21A-113B– cada 15 metros en las vías de circulación. Además de extintores de polvo, actualmente se comercializan extintores compuestos por agua más aditivos. General Ibérica de Extintores, S. A. – Zenith ha sido una de las marcas que en los últimos meses ha apostado fuertemente por este tipo de extintores, creando los modelos de alta eficacia ZAP 6 (de 6 litros, con una eficacia hogar-tipo de 21A–183B) y ZAP 12 (de 9 litros, con una eficacia hogar-tipo de 27A-233B). En caso de tener que utilizarlo en un primer conato, la utilización de estos extintores no limitará la visibilidad pero será necesario combinarlo con otros agentes extintores, como el polvo, en caso de que el conato pase a un estado mayor.
Será obligatorio que lleven la marca de conformidad a norma, como bien puede ser la ‘N’ de AENOR, además del marcado CE.
- Extintores portátiles o móviles: se instalarán dos por cada 250 m2 o fracción. Es obligatorio que lleven el marcado CE.
- Bocas de incendio equipadas (BIEs): será necesario que estén instaladas en los aparcamientos que superen los 500 metros cuadrados (m2). Siempre que sea posible, deberán ser instaladas a una distancia máxima de 5 metros de las salidas de cada sector de incendio. El diámetro de las mangueras ha de ser de 25 milímetros (mm.) y el caudal mínimo para cada BIE será de 100 litros por minuto.
- Columna seca: si existen más de tres plantas bajo rasante o más de cuatro sobre rasante, la columna seca deberá tener tomas en todas las plantas.
- Sistema de detección de incendios: deberá realizarse la instalación en los aparcamientos convencionales que excedan de 500 m2.
- Pulsadores de alarma: tendrán que instalarse en todas las puertas de acceso. Además, la distancia máxima desde cualquier punto del local a un pulsador, deberá ser inferior a 25 metros en recorrido real. En el caso de los aparcamientos robotizados tendrán que disponer de pulsadores de alarma en todos los casos.
- Hidrantes exteriores: si la superficie construida está entre los 1.000 y los 10.000 m2 habrá que instalar uno. En caso de superar los 10.000 m2 o fracción será necesario instalar dos.
- Instalación automática de extinción: será obligatoria en todos los aparcamientos robotizados.
Asimismo, se hace necesario instalar otra serie de dispositivos como:
- Detectores de monóxido de carbono (CO): será exigible en los estacionamientos públicos que superen los 1.000 m2 de superficie.
Mantenimiento según Real Decreto 1942/1993 y Norma UNE 23589 sobre Mantenimiento de Instalaciones y Protección contra Incendios
Tan importante como la instalación es el mantenimiento que ha de haber en todos los sistemas, asegurando así una perfecta puesta a punto de los diferentes elementos que velan por una eficaz protección y seguridad contra incendios. Requisito imprescindible es que dicho mantenimiento sea realizado y contratado a una empresa mantenedora autorizada por la comunidad autónoma correspondiente y que, además, cumpla con todos los epígrafes a contratar.
Podemos distinguir dos tipos de mantenimiento:
A) Cada tres o seis meses: el mantenimiento podrá ser realizado por el personal de una empresa mantenedora autorizada, o bien, por el personal del que disponga el usuario o el titular de la instalación.
B) Anualmente y cada cinco años: el mantenimiento lo realizará el personal especializado de la empresa mantenedora autorizada.
- Sistemas automáticos de detección y alarma de incendios: cada tres meses es necesario comprobar el funcionamiento de las instalaciones (con cada fuente de suministro). Proceder a la sustitución de pilotos, fusibles, etc. defectuosos. Asimismo, habrá que realizar el mantenimiento de acumuladores (limpieza de bornas, reposición de agua destilada, etc.).
Cada año se verificará íntegramente la instalación. Además, se limpiará el equipo de centrales y accesorios. Verificación de uniones roscadas o soldadas.
Limpieza y reglaje de relés. Regulación de tensiones e intensidades. Verificación de los equipos de transmisión de alarma.
Prueba final de la instalación con cada fuente de suministro eléctrico.
- Sistema manual de alarma de incendios: cada tres meses habrá que comprobar el funcionamiento de la instalación (con cada fuente de suministro), además del mantenimiento de acumuladores (limpieza de bornas, reposición de agua destilada, etc.).
Cada año se procederá a la verificación integral de la instalación. Se limpiarán sus componentes y se comprobarán las uniones roscadas o soldadas.
Prueba final de la instalación con cada fuente de suministro eléctrico.
- Extintores de incendio: también cada tres meses deberá procederse a la comprobación de la accesibilidad, señalización y buen estado aparente de conservación del extintor. Será necesario realizar una inspección ocular de seguros, precintos, inscripciones, etc., además de comprobar el peso y presión. Finalmente, habrá que realizar una inspección ocular del estado externo de las partes mecánicas (boquilla, válvula, manguera, etc.).
Cada año se comprobará el peso y la presión. En el caso de extintores de polvo con botellín de gas de impulsión se comprobará el buen estado del agente extintor, así como el peso y el aspecto externo del botellín. Se realizará una inspección ocular del estado de la manguera, boquilla o lanza, válvulas y partes mecánicas.
En esta revisión anual no será necesaria la apertura de los extintores portátiles de polvo con presión permanente, salvo que en las comprobaciones que se citan se hayan observado anomalías que lo justifique. En el caso de apertura del extintor, la empresa mantenedora situará en el exterior del mismo un sistema indicativo que acredite que se ha realizado la revisión interior del aparato. Como sistema indicativo de que se ha realizado la apertura y revisión interior del extintor, se puede utilizar una etiqueta indeleble, en forma de anillo, que se colocará en el cuello antes de proceder al cierre del extintor y que no pueda ser retirada sin que se produzca la destrucción o deterioro de la misma.
Cada cinco años, a partir de la fecha de fabricación del extintor (y por tres veces), se procederá al retimbrado del mismo de acuerdo con la ITC-MIE-AP5 del Reglamento de Aparatos a Presión sobre extintores de incendios.
La vida útil de un extintor son 20 años.
- BIEs: cada tres meses se comprobará la buena accesibilidad y señalización de los equipos. Asimismo, se realizará la comprobación por inspección de todos los componentes, procediendo a desenrollar la manguera en toda su extensión y accionar la boquilla en caso de contar con varias posiciones. Por otro lado, se comprobará, por lectura del manómetro, la presión de servicio. Finalmente, se procederá a la limpieza del conjunto y engrase de cierres y bisagras en puertas del armario.
Cada año se desmontará la manguera y se ensayará con ella en el lugar adecuado. Además, se comprobará el correcto funcionamiento de la boquilla en sus distintas posiciones, así como el sistema de cierre.
Se comprobará la estanquidad de los racores y mangueras, además del estado de las juntas.
Finalmente, se procederá a la comprobación de la indicación del manómetro con otro de referencia (patrón) acoplado en el racor de conexión de la manguera.
Cada cinco años la manguera debe ser sometida a una prueba de presión hidrostática de 15 Kg./cm2.
- Hidrantes: cada tres meses se comprobará la accesibilidad a su entorno y la señalización en los hidrantes enterrados. Se realizará una inspección visual comprobando la estanquidad del conjunto. Asimismo, se procederá a quitar las tapas de las salidas, engrasar las roscas y comprobar el estado de las juntas de los racores.
Por otro lado, cada seis meses, se engrasará la tuerca de accionamiento o se rellenará la cámara de aceite. Además, se abrirá y cerrará el hidrante comprobando el funcionamiento correcto de la válvula principal y del sistema de drenaje.
- Columna seca: cada seis meses se comprobará la accesibilidad de la entrada de la calle y tomas de piso. Se comprobará también la señalización. Asimismo, se realizará la revisión de las tapas y el correcto funcionamiento de sus cierres, realizando el engrase si es necesario.
Por otro lado, habrá que comprobar que las llaves de las conexiones siamesas están cerradas, que las llaves de seccionamiento están abiertas y que todas las tapas de racores están bien colocadas y ajustadas.
- Sistemas fijos de extinción (rociadores de agua; agua pulverizada; polvo; espuma; agentes extintores gaseosos; etc.): cada tres meses se procederá a la comprobación de que las boquillas del agente extintor o rociadores están en buen estado y libres de obstáculos para su correcto funcionamiento.
Además, se revisará el buen estado de los componentes del sistema, especialmente de la válvula de prueba en los sistemas de rociadores, o los mandos manuales de la instalación de los sistemas de polvo o agentes extintores gaseosos.
Por otro lado, se comprobará el estado de carga de la instalación de los sistemas de polvo, anhídrido carbónico o hidrocarburos halogenados y de las botellas de gas impulsor cuando existan.
Se realizará la comprobación de los circuitos de señalización, pilotos, etc. en los sistemas con indicaciones de control.
Finalmente, se ejecutará una limpieza general de todos los componentes.
Cada año se realizará una comprobación integral, de acuerdo con las instrucciones del fabricante o instalador, incluyendo en todo caso:
- Verificación de los componentes del sistema, especialmente los dispositivos de disparo y alarma.
- Comprobación de la carga de agente extintor y del indicador de la misma (medida alternativa del peso o presión).
- Comprobación del estado del agente extintor.
- Prueba de la instalación en las condiciones de su recepción.
Siguiendo estas pautas básicas y, teniendo confianza en los diseños realizados por las ingenierías y empresas instaladoras contra incendios, además del mantenimiento realizado por las empresas autorizadas, contaremos con una seguridad y protección contra incendios eficaz y de calidad, que nos permitirá minimizar los posibles daños materiales y pérdidas de vidas humanas que suele llevar implícito un incendio.
Es obligatorio contar con el certificado de la revisión efectuada y las anomalías subsanadas, en caso de que estas existan.
La calidad y capacidad de respuesta de las instalaciones de protección contra incendios nunca deberá verse disminuida por el coste económico, ya que la vida de las personas no tiene precio.
Artículo extraído de http://www.borrmart.es

Sistemas de supresion de incendios en tuneles. ¿Son la solucion?

Publicado por Firestation en 21/06/2010

Simulacion de la interaccion de una llama premezclada con una barrera transversal de agua atomizada.

Publicado por Firestation en 15/04/2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario