14/12/2010

RATIFICACIÓN DE CONVENIOS DE LA OIT POR PARTE DE LOS PAISES DEL CONO SUR

Las Constituciones de los países del Cono Sur en relación con la salud y seguridad en el trabajo
Se ha optado, en primer lugar por transcribir los artículos que dan cuenta de prescripciones que guardan relación con la noción de condiciones y medio ambiente de trabajo.
Aquellos aspectos donde la vinculación con la seguridad y salud en el trabajo es más evidente se han resaltado con subrayado y negrita. Del análisis realizado surgen que prescripciones en forma directa a estos conceptos aparecen sólo en las constituciones de Brasil y Paraguay.
En el caso de Argentina como se verá en el artículo respectivo incorpora a la constitución pactos y declaraciones que dan un marco amplio a la salud, que curiosamente no aparece mencionada a lo largo de la constitución (solamente hay una referencia a derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano).
Dentro de la Constitución Brasileña, en su artículo 7 destacan los párrafos XXII, como derechos de los trabajadores urbanos y rurales la reducción de los riesgos inherentes al trabajo, por medio de normas de salud, higiene y seguridad y XXIII que establece el adicional de remuneración para las actividades penosas, insalubres y penosas. Esto último contradice la idea preventiva y se enlaza con la vieja concepción de
monetarización del riesgo. En el párrafo XXVIII se establece el derecho a contar con el seguro contra accidentes de trabajo, a cargo del empleador, sin excluir la indemnización a que está obligado cuando incurre en dolo o culpa. El punto XXXIII del mismo artículo establece la prohibición del trabajo nocturno, peligroso o insalubre a los menores de 18 años y cualquier trabajo a menores de 16, salvo en la condición de aprendiz. En la sección dedicada a la salud se impone el “ejecutar las acciones de vigilancia sanitaria y epidemiológica así como las de salud del trabajador”. En el capítulo dedicado al medio ambiente nos encontramos con la obligación de controlar la producción, comercialización y empleo de técnicas, métodos y sustancias que comporte riesgo para la vida, la calidad de vida y el medio ambiente.
En el caso de Paraguay, dentro de las prescripciones de la Constitución para medio ambiente encontramos la siguiente: “Se prohíbe la fabricación, el montaje, la importación, la comercialización, la posesión o el uso de armas nucleares, químicas y biológicas, así como la introducción al país de residuos tóxicos. La ley podrá extender ésta prohibición a otros elementos peligrosos; asimismo, regulará el tráfico de recursos genéticos y de su tecnología, precautelando los intereses nacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada