5 de abr. de 2015

Inventan un extintor que apaga el fuego con sonido

http://cnnespanol.cnn.com/2015/03/29/inventan-un-extintor-que-apaga-el-fuego-con-sonido/?sr=sharebar_facebook


Inventan un extintor que apaga el fuego con sonido

Por Ben Brumfield, CNN
(CNN) – Pronto, los bomberos podrían combatir el fuego con sonido, si un nuevo dispositivo inventado por dos estudiantes de ingeniería en Fairfax, Virginia, se populariza.
El nuevo extintor de Viet Tran y Seth Robertson se parece un poco a uno convencional, pero en vez de un tanque de aire comprimido que arroja químicos, hay un altoparlante del tamaño de un  subwoofer que emite ondas de sonido.
No suena mucho, solo un zumbido grave, pero cuando se lo apunta a las llamas, las hace desaparecer.
En cierta medida, es como soplar el fuego, porque las ondas de sonido sin básicamente múltiples y regulares impulsos de aire.
Cuando empezaron, Tran y Robertson pensaron que los tonos altos serían efectivos. Pero no es así.
“Son sonidos de baja frecuencia, como el bajo en el hip hop”, dijo Tran.
Sin olor ni desorden
Con agua, polvo, espuma y productos químicos, ya son muchos los elementos para extinguir una llama, así que es difícil imaginarse qué sentido tiene agregar uno nuevo.
Pero exitinguir una llama usualmente deja un gran desorden: residuos químicos en cada espacio que arruina lo que el fuego no devoró.
Las ondas de sonidos son mucho más limpias.
Tran proyecta que los nuevos extintores sean pequeños, quizás montados sobre estufas de cocina para apagar los fuegos por aceites y grasas en la cocina.
O los astronautas podrían usarlos. “En el espacio, el contenido del extintor se esparce por todos lados. Pero, en vez, puedes dirigir ondas de sonido en un ambiente sin gravedad”, dijo Robertson.
Pensaban que reprobarían
Robertson y Tran parecen haber derrotado a la agencia de defensa, según la Universidad George Mason, en donde los dos desarrollaron el extintor como una suerte de examen final en su último año.
La Agencia de Proyectos de Investigación de Defensa Avanzada ha realizado experimentos sobre la extinción de fuego con sonido pero no parecen haber desarrollado algo tan práctico como un extintor.
Pero cuando empezaron, la idea de Tran y Robertson fue repelida por sus compañeros de clase, quienes pensaron que seguro reprobarían el examen con ese proyecto. Los profesores fueron reacios a apoyarlos.
El profesor Brian Mark acordó servirles de mentor, aunque al principio pensó que el proyecto fracasaría. “Algunos estudiantes toman el camino seguro, pero Viet y Seth tomaron la opción más arriesgado”, dijo.
Ahora, la universidad los ayuda a solicitar una patente provisional.



FORMACIÓN DE BRIGADAS DE SEGURIDAD Y EMERGENCIA EN INSTITUCIONES UNIVERSITARIAS

FORMACIÓN DE BRIGADAS DE SEGURIDAD Y EMERGENCIA EN INSTITUCIONES UNIVERSITARIAS
Freddy E. Mayora. Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR), Venezuela. e-mail fmayora46@gmail.com Matilde Castillo. UPEL, Instituto Pedagógico de Caracas, Venezuela. e-mail matile53@gmail.com RESUMEN El propósito de este trabajo fue constituir una brigada de emergencia, integrada por comités de desalojo, prevención de incendios y primeros auxilios, en las instalaciones del Núcleo Caricuao de la UNESR. La investigación se acoge a la modalidad de proyecto factible, de naturaleza descriptiva. Participaron 63 estudiantes del curso Educación Ambiental, del período 2008-I. En el diagnóstico se identificaron falencias estructurales en la edificación, así como desconocimiento de la población estudiantil acerca de las medidas de emergencia. Se conformaron los comités de desalojo, prevención y combate de incendio y primeros auxilios, con la intervención de 42 estudiantes, dos oficiales del Cuerpo de Bomberos del Distrito Capital, quienes dictaron los cursos teórico-prácticos correspondientes. Quedó pendiente la elaboración del mapa de riesgo y el plan de emergencia. Es necesario que las instalaciones educativas funcionen en edificaciones apropiadas, esto minimizaría el riesgo y la vulnerabilidad de sus habitantes. También, debe considerar en su planificación el funcionamiento de brigadas de seguridad y emergencia. Se recomienda incluir en los programas educativos de todos los niveles asignaturas relacionadas con este tema y conformar una Red Escolar Nacional de Brigadas de Emergencia.

http://conhisremi.iuttol.edu.ve/pdf/ARTI000144.pdf

Principios elementales de higiene y seguridad industrial en galpones de empaque de ajos

Principios elementales de higiene y seguridad industrial en galpones de empaque de ajos

Descargar archivos de este documento:

Estudio ergonómico de la cosecha manual de batata/camotes

Estudio ergonómico de la cosecha manual de camotes

Estudio ergonómico de la cosecha manual de camotes
Estudios anteriores demostraron que el esfuerzo físico que demanda la recolección manual de camotes, superó el 45 % la carga cardiovascular, con picos de 60 %, durante la carga de los camiones. El objetivo de este estudio fue realizar el análisis ergonómico de esta actividad. Se utilizaron los métodos RULA, MAPFRE, OCRA y NAM (Res. MTESS Nº 295/03) a través de la observación in situ de las tareas y el análisis de videos.
Por Ignacio Eugenio PAUNERO, L. STOTZER, E. BRANTO, L. LUCCHESI, E. GALVAN, E. PONTALTI, C. SARAPE, A. TARSETTI, J. VERA y M. AGUAYO
Se realizó una puesta en común del análisis individual de 1 especialista y 8 estudiantes avanzados. Posteriormente se analizaron propuestas de mejora. Los resultados indican una puntuación de 7 en el método RULA; 5 en carga física postural, repetitividad del ciclo y levantamiento manual de cargas, en el método MAPFRE;  superior a 22,5  en el método OCRA , y por sobre el valor límite umbral en el método NAM. Todos los métodos analizados concluyen en la necesidad de introducir mejoras correctivas urgentes en este puesto de trabajo, existiendo alto riesgo de trastornos músculoesqueléticos, en los trabajadores que realizan esta actividad. Se recomienda disminuir la capacidad de carga de las canastas de recolección;  implementar ejercicios musculares; capacitar en el levantamiento manual de cargas; proveer elementos de protección personal adecuados; modificar el sistema de remuneración,  y fundamentalmente, avanzar en la mecanización de la tarea.

Descargar archivos de este documento:

Prevención de riesgos industriales por descargas electrostáticas

Artículos | Artículos técnicos
TI 283 | octubre 2009

Prevención de riesgos industriales por descargas electrostáticas 

Juan Manuel Oliveras Sevilla
http://www.tecnicaindustrial.es/TIFrontal/a-2836-Prevencion-riesgos-industriales-descargas-electrostaticas.aspx
   

Vota  

Resultado 

   4 votos
En la industria se conoce con la abrevia-tura ESD a las descargas electrostáticas siendo éstas las siglas del término anglo-sajón "Electrostatic Discharge", representantes del fenómeno que hace que circule una corriente eléctrica repentina y momentáneamente entre dos cuerpos de distinto potencial eléctrico. En general estas corrientes son indeseadas y causantes de posibles daños. El fenómeno tiene una importancia industrial considerable en cuanto a la seguridad y al daño a los productos manufacturados. La chispa producida en la descarga puede encender vapores inflamables. Aunque la carga sea pequeña, puede atraer partículas de polvo que se pegarán en superficies que industrialmente tienen que estar limpias. Además, el daño en la industria electrónica puede ser elevado, pues muchos circuitos y dispositivos electrónicos se destruyen accidentalmente por efectos ESD.
Los fenómenos ESD llevan asociados unos modos electrostáticos por los que se producen la carga y descarga electrostática.
Dos son los modos en los que se producen los fenómenos de carga y descarga electrostática: uno es por influencia y otro es por contacto.

Aplicación del coeficiente de Hurst para estudiar enfermedades y accidentes laborales en la industria argentina (1997-2012)


http://www.tecnicaindustrial.es/TIFrontal/a-5855-Aplicacion-coeficiente-Hurst-estudiar-enfermedades-accidentes-laborales-industria-argentina--1997-2012-.aspx
Aplicación del coeficiente de Hurst para estudiar enfermedades y accidentes laborales en la industria argentina (1997-2012) 


José Luis Infante 
   

Vota  

Resultado 

   1 votos
Application of Hurst's Coefficient to Study Diseases and Accidents at Work in Argentina (1997-2012)

RESUMEN

El coeficiente de Hurst es un indicador útil para detectar factores expansivos. Evidencias de ruido negro en series de tiempo sobre accidentes y enfermedades laborales permiten conjeturar sus presencias, el incremento de costos no productivos y un creciente malestar laboral. El presente trabajo trata sobre la aplicación del coeficiente de Hurst en higiene y seguridad laboral y la interpretación de los resultados con vistas a la individualización de mecanismos preventivos y correctivos pertinentes.
Recibido: 9 de julio de 2014
Aceptado: 28 de noviembre de 2014
Palabras clave
Coeficiente de Hurst, accidentes laborales, enfermedades laborales, seguridad, Argentina

ABSTRACT

Hurst's Coefficient is a useful indicator to detect expansive factors. Evidences of black noise in series of time on accidents and occupational diseases allow to surmise their presence, the increase of not productive costs and an increasing labor discomfort. The present work is about the application of Hurst's coefficient in hygiene and job safety and the interpretation of the results in order to isolate preventive and corrective mechanisms.
Received: July 9, 2014
Accepted: November 28, 2014
Keywords
Hurst, Accidents at Work, Occupational Diseases, Security, Argentina

Introducción

Las enfermedades y accidentes laborales son objeto de continuo análisis para la mejora en procesos de producción. La minimización de los efectos perniciosos directos que activa lo fundamenta no solo en las personas que los sufren, sino también en los costos productivos. Emergen, complementariamente, posibles efectos indirectos por expectativas sobre siniestros futuros que pueden desencadenar aceleramientos en la frecuencia y gravedad de los daños. Los efectos directos producen malestar en las personas sufrientes, pero también producen incrementos de costos por aplicación de la legislación vigente, por cobertura de puestos de trabajos y/o gastos médicos. Los efectos indirectos afectan a los trabajadores sanos por expectativas fundadas en altas probabilidades de que en un futuro puedan enfermar o accidentarse. Dichos temores constituyen factores patógenos que propician errores y daños similares a los efectos directos.
Dada la preocupación antes mencionada, surge como instrumento estadístico de análisis el parámetro denominado coeficiente de Hurst. Dicho indicador permite identificar si el proceso se encuentra gobernado por factores permanentes que generan los efectos aludidos. A partir de series de datos sobre siniestros laborales, su aplicación permite advertir la presencia o no de dichos factores. Luego, un análisis en segunda instancia por fuera de las competencias del coeficiente identifica los factores para diseñar las intervenciones técnicas que permitan minimizar los daños esperados bajo restricciones de viabilidad legal, técnica y económica. El presente trabajo describe la herramienta estadística denominada coeficiente de Hurst, ejercita su cálculo en las series oficiales de siniestros laborales en la República Argentina y ensaya, en los casos que corresponda, factores potenciales que podrían explicar la permanencia de siniestros laborales.
Antecedentes

El coeficiente de Hurst se debe a los estudios de Harold Edwin Hurst, quien en su trabajo hidrológico Hurst(1951) encuentra un mecanismo para la obtención y detección de permanencias en series de datos. Su uso técnico se ha expandido, por ejemplo, en precisiones estadísticas y se puede citar a Granger (1980, 1990), Granger y Joyeux (1980), Davies y Harte (1987) y Devynck y otros (2000). En análisis financiero se conocen los trabajos de Luengas Domínguez (2010), Sierra (2007), Rendón de la Torre (2012) y Korn (2008). Con relación a efectos ambientales pueden estudiarse las aplicaciones realizadas por Garmendia Salvador y otros (2011). La Teoría de Caos también ha sido objeto de análisis por Hurst en Baille (1996), pero fundamentalmente Mandelbrot (1977). Hurst en estudios geológicos y sobre Mecánica de Rocas se pueden leer en Gutiérrez (2008) y Quintero y Delgado (2011). Una interesante aplicación en opinión pública se encuentra en Quezada-Len (2006). Trabajos relacionados con la salud se realizan en Almanza Pinzón y otros (2010).
En definitiva, siempre que la intuición del investigador se encamine a pensar en la posibilidad de que existan factores con alta frecuencia de presencia activa, el coeficiente de Hurst es un recurso de aplicación recomendada cuyo poder explicativo es relevante.
Respecto a la temática laboral y los accidentes de trabajo, los datos resultan de las estadísticas de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT) (2013). También puede obtenerse un interesante grupo de datos de aplicación en el Boletín de Estadísticas Laborales en Argentina del Ministerio de Trabajo de Argentina (2012), aunque, en el presente trabajo, se ha privilegiado el uso de la información que provee la SRT. Por su parte, y con relacion a las conjeturas y teorizaciones que facilitan la interpretacion de algun tipo de casuistica, Batstone y otros (1978) explican con alto detalle las razones que pueden llevar a los trabajadores a realizar huelgas. En ese sentido, la permanencia de enfermedades y accidentes laborales resulta una de las razones, aunque no la mas relevante. En Blasco (2000) sigue esa linea de razonamientos mientras que en Ghighiani (2009) se ensayan interpretaciones de los hechos y eficiencias metodologicas para el caso argentino. Por su parte, en Covaro y Zuker (2010) se realiza un interesante estudio sobre las probabilidades de que en ramas especificas de la labor profesional se incrementen o mantengan los dias con jornales laborales caidos. Los autores tratan de encontrar explicaciones e inferir resultados con instrumentos distintos del que aqui se presenta. En dicho sentido, el calculo del coeficiente de Hurst seria un trabajo de continuacion que permitiria obtener otro tipo de fundamentaciones a los efectos de disenar mecanismos de mejora laboral. Es en este sentido en el que la logica consecuencia del analisis ingenieril de las tecnologias y sus mejoras lleven a minimizar las oportunidades para la activacion de generadores de siniestros laborales. Lo expuesto es tema de analisis en Rodriguez (2005), pero fundamentalmente en McCann y otros (2014), y una de las principales premisas resulta ser que las relaciones laborales y los componentes siniestrales no escapan a ellas; requieren creatividad e innovacion.
Finalmente, es de destacar que las permanencias de factores potenciadores de siniestros laborales muy posiblemente llevan a los trabajadores a esperar que se activen, creando un estado de tension laboral ya que nada bueno sucederia en caso de que lo sufran. Los trabajos sobre factores psicosociales tambien resultan ser obligada referencia y material de trabajo y analisis en el presente documento. En tal sentido, puede consultarse Comite Mixto OIT-OMS sobre Medicina del Trabajo (1984) y las conclusiones de la primera etapa del trabajo de investigacion que dirige Castro (2008).


Tabla 1. Accidentes y Enfermedades con y sin Ausencias, período 1997-2012. Fuente: SRT (2013) y elaboración propia


Métodos

El coeficiente de Hurst

El coeficiente de Hurst resulta de un modelo de comportamiento estadistico que combina diferentes medidas de dispersion de datos en un conjunto de muestras. Al respecto, y en terminos formales, sea H el coeficiente de Hurst cuya valor cuantitativo cumple la condicion 0 . H . 1; n, el numero de intervalos con datos muestrales; R, el rango estadistico; S, el desvio medio cuadratico1 y c, una constante de compatibilidad. Con ello, la expresion del rango reescalado R/S resulta.


La exposicion tecnologica creada por Hurst indica que:
• Si 0 ≤ H < 0,5, situacion denominada "gruido rosa", es de esperar que los valores medios vayan ajustandose a su esperanza matematica. Los efectos no serian permanentes o, de otro modo, existiria antipersistencia en la serie de tiempo. En estos casos, si la esperanza matematica se interpreta como la media aritmetica de largo plazo, entonces la antipersistencia seria con reversion a la media, cuestion que indica un comportamiento como el descrito en el parrafo anterior.
• Si H = 0,5, situacion denominada "gruido blanco", no habria ningun tipo de memoria que lleve a un comportamiento esperado. Se estaria frente a una serie de tiempo con datos aleatorios independientes.


Tabla 2. Accidentes y Enfermedades con Ausencias, período 1997-2012. Fuente: SRT (2013) y elaboración propia

• Si 0,5 < H ≤ 1, situación denominada "ruido negro", existen factores de permanencia que presentan una insistencia o persistencia a continuar el comportamiento del valor medio de los datos. De otro modo, no existiría un proceso de reversión a un estado esperado si no se potenciasen los comportamientos que desvían de dicho valor. De otro modo, y con un ejemplo, si los resultados son crecientes, es de esperar que sigan siendo crecientes. Obsérvese que en ruido rosa, si los resultados son crecientes por encima de un valor esperado, es de suponer que inflexionen a modo soft landing. La metodología de cálculo no es sencilla y requiere intervención técnica con discrecionalidades que pueden producir patologías en la interpretación. Esto sucede toda vez que el coeficiente H buscado resulta de una estimación estadística a partir de un vector de información invariante que es reagrupado de acuerdo con diferentes reglas discrecionalmente seleccionadas por el técnico interviniente2. Luego, mayor o menor agrupaciones de la información influyen en los grados de libertad de la estadística que se aplica, circunstancia que, en ciertos contextos específicos, puede provocar efectos no buscados de significancia estadística. El criterio técnico en las decisiones sobre agrupación de datos resulta ser entonces relevante y, en algunos casos, influyente en los resultados que sean de interpretar.
Por su parte, la ausencia de datos corruptos favorece la eficiencia del indicador, como también cantidades crecientes de grados de libertad. En ese sentido, una primera instancia obligada en la buena praxis del cálculo requiere garantizar que los datos reflejen lo que prometen reflejar, es decir, que exista suficiente confianza en las estandarizaciones de los procedimientos para la materialización del dato estadístico, que en su lectura no existan valuaciones claramente erróneas (y que si las hay no se proceda a su reemplazo por el promedio sino sencillamente a excluirlas) y otros preceptos estadísticos que permitan a priori suponer que los datos no tienen heterogeneidades y disponen de la calidad esperada.
Contando con los datos muestrales para su uso, se debe decidir el instrumento de aplicación para el cálculo. Existe software de matemáticas que lo estima, pero también puede realizarse el cómputo en hojas de cálculo3. Las limitaciones en este último caso responden a la cantidad de datos que, en algunas ocasiones, restringen la capacidad de procesamiento y se requiere el uso debido de un software específico. De requerirse programar la estimación, el procedimiento consiste en resolver la aplicación logarítmica de (1) en acuerdo a


A partir de (2), el procedimiento consiste en reagrupar los datos bajo la metodología que a continuación se expone a los efectos de poder estimar por mínimos cuadrados una expresión de regresión estadística univariada con intercepto ln(c), pendiente de la recta de regresión H4 y variable ln (n).
Metodológicamente, dada una serie de datos {Mj} con j=1...m:
• Se establece la diferencia logarítmica de los datos de la serie M5. Para ello se compone una nueva serie de datos {N1} con


• Se define un número de intervalos o particiones "v"6.
• Se calcula el valor medio en cada partición y, con el estadístico calculado, se computa la diferencia entre cada dato de la partición y su valor medio. En términos formales, siendo v = 1..V, los datos involucrados en cada partición v serán {N} con s = 1…S de tal suerte que se cumpla la condición {N1} = {N1, …, s,…, vs}. Con las series dispuestas, la esperanza matemática se estima a partir de la media aritmética


Finalmente, y en relación con el alcance de este trabajo, no se procederá con el estimativo de significancia estadística por testeo de hipótesis sobre la base del parámetro "t". Si bien ese procedimiento es estándar y normalmente recomendado en todo cálculo estadístico, en el presente trabajo prima el reconocimiento de un efecto técnico sobre los datos disponibles10.
Interpretación de resultados en accidentes y enfermedades laborales

Considerándose accidentes y enfermedades laborales, los efectos nocivos económicos ya mencionados tienen como emergente la subida de costos improductivos y malestar.
Los incrementos de costos, o bien son absorbidos por la empresa restándole capacidad de incremento de capital e inversión futura, o bien son trasladados a los clientes, quienes entonces tendrán menor poder de compra y gestarán efectos de enfriamiento en la economía, o bien una combinación de ambos y el eventual traslado a los precios. En línea con este razonamiento, el comportamiento racional de empleadores y sindicatos debería acondicionar los procedimientos para minimizar las ocasiones de siniestralidad de cara a una consecuente disminución de los costos siniestrales. Sería de esperar que el coeficiente de Hurst sobre siniestros laborales presenten ruido rosa o blanco. Lo que no debería suceder es que el ruido sea negro. Si ese fuese el caso, las organizaciones tendrían en promedio una cultura laboral en la que la aparición de accidentes y enfermedades llevan a más accidentes y más enfermedades. Este efecto podría ser consecuencia de un conjunto de causas que, para evidenciar cuáles se activan, requerirían un estudio particular en una empresa y/o sindicato determinado. En términos generales, podrían mencionarse como causas posibles:
- Ausencia de prevención o poca efectividad de las técnicas aplicadas.
- Desconocimiento técnico y falla en la capacitación laboral.
• Fraudes laborales.
- Comportamientos monopólicos de las empresas que les facilita trasladar costos a precios.
- Fallas en el mantenimiento de las tecnologías.
- Aplicaciones de tecnologías propensas a la siniestralidad.
- Ausencia o falla en los mecanismos de control y monitoreo, tanto de la empresa como delossindicatosy lasinstitucionesde gobierno público con competencia.
En definitiva,el cálculodel índice de H podrá detectar sila variaciónenla siniestralidad es o no creciente. De observarse ruido negro, dicha circunstancia debería requerir de la intervención técnica para su minimización.
Estadísticas sobre siniestros laborales en Argentina

Se adopta como información base las estadísticasproducidasy publicadaspor la Superintendencia de Riesgos de Trabajo en SRT (2013) hacia abril de 2014. Al respecto, se consideran los accidentes y enfermedades totales con exclusión de los siniestros in itinere y reagravaciones 11. Existe un pequeño número de siniestros no clasificados o sin datos para su adscripción a una de las especialidades que no tienen significancia estadística.
Dado que los datos informados por la SRT discriminan cantidad de casos con días de ausencia y casos sin días de ausencia, se ha procedido a la estimación del indicador H en ambos, toda vez que podría suceder que el valor H migre de un tipo de ruido al otro cuestiónque, desuceder, permitiría un mayor análisis de las posibles causas. La tabla 1 permite observar los resultados consignadosencantidad desiniestroscony sin ausencias.

Resultados

Cálculo de los coeficientes de Hurst y tasas de variación.

Con los datos obtenidos se estima el coeficiente H para cada especialidad, en los casos sin ausencias y en los casos en los que se agregan las ausencias. A los efectos de mayor claridad, la tabla 3 describe los cálculos intermedios para la estimación del coeficiente de Hurst en las industrias de agricultura considerando siniestros con y sin ausencias. La tabla 4 presenta un resumen de los resultados estandarizando el Coeficiente de Hurst a tres decimales para todos los tipos de industria y un indicador T que describe la tasa de cambio del mencionado coeficiente para los casos de siniestros con y sin ausencias respecto de siniestros con ausencias.
Análisis de resultados.

Obsérvese que los siniestros agregando o no ausencias no implican una situación de indiferencia para la empresa y la aseguradora que interviene. Clarificando lo antedicho, es razonable suponer que los efectos económicos de los siniestros con ausencias de personal tienen en promedio mayor gravedad económica toda vez que producen jornales caídos. Desde el lado productivo y económico, la empresa podrá o no eludir este incremento del salario. Para ello, los escenarios son distintos.
Analizando dichos escenarios se encuentra que:
- La empresa puede eludir el pago incumpliendo el contrato: este procedimiento del todo desaconsejable implica consecuencia posiblemente mucho mas gravosas toda vez que los comportamientos gremiales implicarán paros laborales; pleitos comerciales, civiles y penales; incremento de las tensiones emocionales dañinas en el resto de trabajadores, que estarán más angustiados toda vez que supondrán que cualquier accidente o enfermedad les provocará conflictos económicos de efecto inmediato sin cobertura o acompañamiento de instituciones de salvaguarda con el consecuente incremento de la fatiga psicosocial por riesgo laboral. Como corolario, la empresa tendrá un comportamiento no consistente a largo plazo y, como antes se ha dicho, no conveniente12.
- La empresa puede disminuir el ritmo laboral: este procedimiento no tiene los efectos indicados en el parágrafo anterior, toda vez que no afecta a intereses de terceros por incumplimiento de la legislación. Sin embargo, la disminución del ritmo laboral supone entrega tardía de productos al mercado y/o incremento de costos improductivos por efecto de restricciones productivas13 por cuellos de botella con efectos concretos y ciertos en la rentabilidad del emprendimiento14. Como no es posible que una empresa propicie un plan productivo de menor rentabilidad pudiéndolo evitar15, habría que suponer que este comportamiento solo es razonable si la empresa cuenta con poder de mercado y abusa del mismo16. Es decir, si la empresa abusa del poder de mercado, o en otros términos, se comporta monopolísticamente, podrá hacer esperar a los clientes sin temor a que estos decidan sustituir el consumo por otro de una firma que dispone de los productos que necesita, o bien tiene posibilidad de incrementar sus costos improductivos porque los podrá trasladar al precio de venta toda vez que el cliente no tiene forma de evitar el consumo. Nuevamente, y en concordancia con el escenario antedicho, el emprendimiento será inconsistente a largo plazo18


Tabla 3. Agricultura con y sin ausencias. Fuente: SRT (2013) y elaboración propia



Tabla 4. Coeficiente de Hurst. Elaboración propia

Planteado así el escenario conjetural, un indicador que refleje la tasa de cambio del índice de Hurst entre cantidad de siniestros con y sin jornales caídos (H0y el índice de Hurst solo con jornales caídos (H1) permite observar la probable presencia de factores tecnológicos que se activan por mayor riesgo laboral. La tasa de cambio calculada es el simple cociente entre dichos indicadores menos 1 y reflejados en tanto por ciento. La expresión aritmética es:


Luego, si T no refleja cambios consistentes entre serie de información con y sin ausencias respecto de serie de información con ausencias, es decir, su magnitud es baja, es de esperar que las razones de los siniestros provengan exclusivamente de la tecnología aplicada. En ese sentido la recomendación sería aplicar índices de siniestralidad a las actividades productivas a los efectos de observar aquellas más propensas a los siniestros y, por medio de la interpretación de los siniestros específicos, proceder con métodos de elusión o transferencia de los riesgos a los efectos de evitar los costos incrementales. Por ejemplo, si una empresa observa que en una estación de trabajo donde se corta chapa de aluminio los siniestros más frecuentes, y/o graves, y/o incidentes19 son cortes en la mano, está claro que debe procederse con una reingeniería tecnológica para evitar ese tipo de siniestro. Ahora bien, si sucediese que el indicador T refleja variación alta, es de suponer que habría razones adicionales a las antedichas que propician un mayor grado de siniestralidad.
Considerando la tabla 4, los rubros laborales donde es de suponer que existen razones más allá de lo tecnológico productivo son las manufacturas, agricultura, minería y construcción con tasas de variación preocupantes. Sin embargo, en dichos casos, las preocupaciones deberían estar centradas en manufactura y construcción, ya que son los dos casos en los que el indicador Hurst presenta ruido negro. En el resto de casos, los incrementos son visibles pero al presentar ruido rosa, es de suponer que el procedimiento laboral que aplican en promedio tiene sus propios mecanismos de amortiguación y control que llevan a la corrección de los casos. No es ese supuesto posible de mantener frente a ruido negro ya que, como se ha fundamentado, es expansivo.
Respecto a Electricidad, donde el problema con y sin ausencias es mas grave que solo con ausencias, la sola presencia de ruido negro debiera llamar la atención, mas allá de que el valor cuantitativo decaiga. Ello puede deberse a problemas asociados a los grados de libertad de la serie de tiempo. Algo similar sucede con los casos de bajo T, toda vez que ambos presentan ruido negro.
En definitiva, las recomendaciones que podrían surgir de la interpretación de los resultados serían:
• Existe evidencia técnica estadística de que en los procesos productivos que se utilizan en las ramas productivas asociadas a electricidad, transporte y servicios sociales la siniestralidad no encuentra resguardo técnico que puede evitarla o minimizarla. Por tanto, debieran diseñarse e implementarse reingenierías de las tecnologías aplicadas para propiciar una disminución, por una parte, y estabilización, por la otra, de los accidentes y enfermedades.
• En los procesos tecnológicos aplicados en manufacturas y construcción, la desestabilización del volumen de siniestralidad solo se activa cuando los siniestros producen caída en jornales. Ello puede ser indicio de un tipo de comportamiento laboral no solo relacionado con la tecnología aplicada, sino con los procesos administrativos de control y reconocimiento de siniestros. En este punto, se recomienda observar fundamentalmente y en primer lugar los procesos administrativos de reconocimiento de siniestralidad y, en segundo lugar, la revisión de las tecnologías productivas para evidenciar factores activantes de siniestros que devienen en caídas de jornales principalmente.
• Observar en los casos de agricultura y minería los factores potenciales de orden administrativo, en primer lugar, y productivo, en segundo lugar, que pueden migrar hacia la desestabilización de los siniestros. A diferencia del punto 2 antes expresado, en los casos de agricultura y minería, el carácter de la intervención será preventiva más que correctiva.

Conclusiones

En el presente trabajo se ha propuesto el uso del reconocido indicador estadístico coeficiente de Hurst para su aplicación en estudios de siniestralidad por accidentes y enfermedades profesionales. La razón fundamental de dicha propuesta es la competencia de dicho indicador para evidenciar factores expansivos o contractivos en los procesos estudiados. Desde esta visión, la identificación de la presencia de factores expansivos que propician siniestros en funciones laborales resulta relevante toda vez que la separación de los mismos incidiría directa e indirectamente sobre los costos industriales, el beneficio empresarial y el bienestar social.
A tal efecto, se han detallado las capacidades teóricas del indicador, su forma de cálculo y las interpretaciones posibles. Luego se ha aplicado a las series oficiales de siniestros de que informa la Sindicatura de Riesgos de Trabajo para la República Argentina y se han encontrado resultados para las diferentes ramas productivas informadas tanto en siniestros con caída de jornales como en siniestros en los que eso no sucede pero interesa toda vez que producen costos improductivos.
Los resultados han sido expuestos y analizados a partir de su cuantificación, pero también de su tasa de variación para los fenómenos por industria agregados y desagregando los casos en los que no existe caída de jornales.
Finalmente se han conjeturado posibles razones que expliquen el fenómeno observado y las recomendaciones técnicas propias para cada caso. En particular, es de especial atención que el ruido negro no sea frecuente en la industria argentina.
Notas

1. Recuérdese que el rango R es la diferencia algebraica entre el mayor y el menor valor de una serie de datos muestrales y el desvío medio cuadrático S es la raíz positiva de la varianza estadística.
2. Para el cálculo de H, un vector de datos conformado por n mediciones se reagrupa en dos series con n/2 componentes, o tres series con n/3 componentes, y así siguiendo a criterio del técnico que elabora el cálculo. Debiera suceder en estos casos que el técnico agregue al cálculo suficiente conocimiento propio de tal suerte que, a partir de un nivel de particiones, las marginales no influyan sustancialmente en el valor de H. Es allí donde radica la problemática expuesta.
3. Este instrumento es el que se ha utilizado en este trabajo.
4. La econometría describe como modelo univariado una forma estadística en la que una variable es explicada solo a partir de otra variable cuya incidencia depende de su magnitud y cómo influye en la variable que se va a explicar, pero cuenta con otros conjuntos de variables, uno de ellos con efecto constante, y el otro conjunto con efectos nulos. En términos técnicos, una variable que explicaría y adoptaría un modelo univariado si se reconoce válida la incidencia de x, o variable, que explica un intercepto β0 que agrega todas las variables que explican una magnitud diferente de 0 que no cambia, y el otro conjunto de variables incidentes que no producen variación en y denominada µ. Los efectos de x sobre y influyen en una magnitud βx que adopta un formato ceteris paribus. De esa manera, el modelo univariado sería y = β0+ βxX+ µ. Este tipo de modelo econométrico lineal puede ser base de análisis para observar cómo reacciona y ante las variaciones de x por medio de las estimaciones de β0 y βx reconociéndose como mejor técnica de estimación la que provee el método de los mínimos cuadrados toda vez que ofrece el mejor resultado desde la eficiencia estadística. El βx indicado se denomina "coeficiente de regresión". Realizando una comparación entre el modelo univariado mencionado y la expresión (2), el coeficiente H sería dicho coeficiente de regresión. Sin embargo, dado que el modelo descrito en (2) no resulta ser puramente un modelo econométrico, aunque sí estadístico, H debiera ser conceptualizado como pendiente de la recta de regresión estimada. Más aclaración puede encontrarse en Woolbridge (2010).
5. Para ello, se toma un dato y su siguiente, se hace el cociente entre ambos y es dividendo el dato siguiente y divisor el dato anterior, y se calcula el logaritmo del cociente.
6. Si la serie {N1} tiene m-1 datos y el número de particiones es 1, la serie de partición {v} contará con m-1 datos también. Por su parte, si las particiones fuesen "q", habría (m-1)/4 datos en cada partición.
7. A los efectos de no obstaculizar la lectura de las formas aritméticas, se adopta el subíndice s para los valores pertenecientes a cada partición v, y no para la serie original N.
8. Se adopta el símbolo � para el desvío medio cuadrático de las muestras por un conflicto con el otro subíndice utilizados toda vez que el símbolo S se ha usado para los datos de la partición. No se desconoce que la literatura en estadística reconoce el símbolo S para desvío sobre muestras y σpara desvío sobre poblaciones. Sin embargo, a los efectos de evitar confusiones se ha adoptado esta licencia poco ortodoxa.
9. La media aritmética de una serie n de valores x resulta de la fórmula


10. No es sencillo suponer invariancia tecnológica en series de tiempo con suficientes grados de libertad. Por ello, la estimación del coeficiente de Hurst sirve como una información adicional a la clínica general que despliega el técnico interviniente y que le permite testear a partir de los procedimientos administrativos y tecnológicos aplicados la real existencia de las patologías mencionadas.
11. Se ha adoptado este criterio toda vez que los siniestros in itinere y reagravaciones responden muy poco a los mecanismos preventivos que pueden ser controlados desde una empresa. La responsabilidad en estos casos es creciente respecto al siniestrado y tal circunstancia podría ser factor de sesgo estadístico.
12. Para mayor aclaración véase Kydland (1977).
13. Para mayor aclaración véase Goldratt (2007).
14. Para mayor aclaración véase Sapag Chaín (2007).
15. Para mayor aclaración véase Chiavenato (2005).
16. Para mayor aclaración véase Motta (2004).
17. Para mayor detalle consúltese Mas Colell (1995).
18. Para mayor detalle consúltese Kydland (1977).
19. Son frecuentes los accidentes que se producen más veces que los demás. Son graves aquellos que requieren más jornales caídos que los demás. Son incidentes aquellos que se presentan sobre variedad de trabajadores.


Bibliografía

AlmanzaPinzón MI,LópezLópezK,TéllezVillaCE(2010). Aplicación del Análisis del Rango Reescalado R/S para la Predicción de Genes en el Genóma Vertical. Acta Agronómica 59(4):473-487.
Baillie RT (1996). Long Memory Processes and Fractional Integration in Econometrics. Journal of Econometrics 73: 5-59.
Batstone E, Boraston I, Frenkel S (1978). The Social Organization of Strikes. BasilBalckwell,Oxford.ISBN 10: 0631183302.
Blasco RD (2000). De la Gestión de Riesgos a la Gestión de la Seguridad. Aspectos Humanos. Revista de Psicología del Trabajo y de las Organizaciones 16 (3):299-327.
Castro SN, Infante JL, Brust M (2008). Contribución del Sistema de Control de Factores Psicosociales a la Optimización de la Organización en Obras de Construcción. Proyecto de Investigación y Desarrollo PID/U003 EspecializaciónHigiene y Seguridad Laboral en la Industria de la Construcción. FAU - UNLP.
Chiavenato I (2005). Introducción a la Teoría General de la Administración. Mc Graw Hill, México ISBN 9701055004.
Comité Mixto OIT-OMS sobre Medicina del Trabajo (1984). Factores Psicosociales en el Trabajo: Naturaleza, incidencia y Prevención. Serie Seguridad e Higiene en el Trabajo 56.
Covaro B y Zuker S (2010). Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales: Análisis de Factores que Influyen sobre laDuración y Probabilidad de seguir con Días de Baja Laboral 2010. Instituto de Estudios Estratégicos y Estadísticos, Área de Estadísticas e Investigaciones en Salud Laboral, SRT, disponible en http://www.srt.gov.ar/estadisticas/informes/2010/2010_DiasBaja.pdf (Consultado el 05 de abril de 2014).
Davies RB y Harte DS (1987). Tests for Hurst effect. Biometrika 74:95-101.
Devynck P, Wang G, Antar G y Bonhomme G (2000). The Hurst Exponent and Long-Time Correlation. ECA 24B: 632-635.
Garmendia Salvador A, Garmendia Salvador L y Salvador Alcaide A (2011). ¿Es el Coeficiente de Hurst un Buen Indicador de Extinción de Especies? Pensamiento Matemático 0 (abril):1-11.
Ghighiani P (2009). Acerca de los Estudios Cuantitativos sobre Conflictos Laborales en Argentina (1973-2009): Reflexiones sobre sus premisas Teóricas-Metodológicas. Conflicto Social 2(2):76:97.
Goldratt E (2007). La Meta. Granica, Buenos Aires ISBN9789506415235.
Granger CWJ (1980). Long memory relationships and the aggregation of dynamic models. Journal of Econometrics 14:227-238.
Granger CWJ y Joyeux R (1980). An introduction to long-memory time series models and fractional differencing. Journal of Time Series Analysis 1:15-29.
Granger CWJ (1990). Aggregation of time series variables: a survey, en Baker T y Pesaran MH (Editores)Disaggregation in Econometric Modelling, Routledge, London- New York: 17-34.
Gutiérrez H E (2008). Estudio de Geometría Fractal en Roca Fracturada y Series de Tiempo. Memoria para Título de Ingeniero Civil, Departamento de Ingeniería Civil, Universidad de Chile. Disponible en http://es.scribd.com/doc/143029481/Estudio-de-Geometria-Fractal-en-Roca-Fracturada-y-Series-de-Tiempo. (Consultado el 8 de julio de 2014).
Hurst HE (1951). Long Term Storage Capacity of Reservoirs. Transactions of the American Society of Civil Engineers 116:770-799.
Korn C y Espinosa Ch (2008). Dependencias de largo plazo en retornos de índices bursátiles internacionales. Informe Área de Negocios 64:9-12.
Kydland F y Prescott E (1977). Rules Rather than Discretion: The Inconsistency of Optimal Plans. Journal of Political Economy June (): 473-492.
Luengas Domínguez D, Ardila Romero E, Moreno Trujillo JF (2010). Metodología en Interpretación del Coeficiente de Hurts. ODEON Observatorio de Economía y Operaciones Numéricas 5: 265-290.
Mandelbrot BB (1977). The Fractal Geometry of Nature. The American Mathematical Monthly 91(9):594-598.
Mas Colell A (1995). Microeconomic Theory. Oxford University Press, London ISBN9750195073409.
McCann D, Lee S, Belser P, Fenwick C, Howe J and LuebkerM (2014). Creative Labour Regulation: Indeterminacy and Protection in an uncertain World. ILO Palgrave Macmillan, Inglaterra ISBN 97811372207.
Ministerio de Trabajo, Empleo, y Seguridad Social (2012). Boletín de Estadísticas Laborales. Revista de Trabajo 8(10): 269-321.
Motta M (2004). CompetitionPolicy:TheoryandPractice. Cambridge University Press, Londo ISBN 9780521016919.
Quezada-Len A. (2006). Fractales y Opinión Pública: una Aplicación del Exponente de Hurstal Estudio de la Dinámica de la Identificación Ideológica. Universidad de Barcelona, Departamento de Psicología Social disponible en www.tdx.cat/bitstream/10803/2670/1/AQL_TESIS.pdf. (Consultado 8dejulio de2014).
Quintero Delgado O y Ruiz Delgado J (2011). Estimación del Exponente de Hurst y la Dimensión Fractal de una Superficie Topográfica a través de la Extracción de Perfiles. Geomática UD GEO 5:84-91.
Racine R (2011). Estimating the Hurst Exponent. UD y la Geomática disponible en http://revistas.udistrital.edu.co/ojs/index.php/UDGeo/article/view/3648/68
66. (Consultado el 8 de julio de 2014).
Rendondela TorreS, Morales Castro A(2012). Memoria de LargoPlazoen el Índice S&P500.Un enfoque Fractal aplicando el Coeficiente de Hurstcon el MétodoR/S. XVII
Congreso Internacional de Contaduría, Administración y Finanzas,Octubre 3,4 y 5 del2012,UNAM MéxicoDF.
Rodriguez CA (2005). La Salud de los Trabajadores: Contribuciones para una Asignatura Pendiente. SRT Argentina, Buenos Aires ISBN 90721928121.
Sapag Chaín N (2007). Preparación y Evaluación de Proyectos. Pearson, México ISBN 970260964X.
Sierra JG (2007). Proceso Hurst y Movimiento Browniano Fraccional en Mercados Fractales: Valuación y Aplicaciones a los Derivados y Finanzas. Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey disponible en http://es.scribd.com/doc/96033051/Procesos-Hurst-y-Movimiento-Browniano-o-Fraccional-Mercados (Consultado 8 de julio de 2014).
Superintendencia de Riesgos del Trabajo SRT (2013). Serie histórica-Índices de AT/EP (excluye accidentes in itinere), Disponible en http://www.srt.gov.ar/inicio/srt/contenidos-srt/estadisticas/accidentabilidad (Consultado 5 de abril de 2014).
Woolbridge, JM (2010). Introducción a la Econometría, Un Enfoque Moderno. Cengage Learning, México ISBN-13: 9789708300599.





2 de abr. de 2015

Inventan un extintor que apaga el fuego con sonido

http://cnnespanol.cnn.com/2015/03/29/inventan-un-extintor-que-apaga-el-fuego-con-sonido/?sr=sharebar_facebook

Inventan un extintor que apaga el fuego con sonido

Por Ben Brumfield, CNN
(CNN) – Pronto, los bomberos podrían combatir el fuego con sonido, si un nuevo dispositivo inventado por dos estudiantes de ingeniería en Fairfax, Virginia, se populariza.
El nuevo extintor de Viet Tran y Seth Robertson se parece un poco a uno convencional, pero en vez de un tanque de aire comprimido que arroja químicos, hay un altoparlante del tamaño de un  subwoofer que emite ondas de sonido.
No suena mucho, solo un zumbido grave, pero cuando se lo apunta a las llamas, las hace desaparecer.
En cierta medida, es como soplar el fuego, porque las ondas de sonido sin básicamente múltiples y regulares impulsos de aire.