5 jun. 2016

ARRESTALLAMAS A PRUEBA DE DETONACIÓN

http://www.protectoseal.com/spanish/vaporFlame/flame_arrester_safety.cfm

INFORMACIÓN Y ESPECIFICACIÓN 
SOBRE ARRESTALLAMAS Y ARRESTALLAMAS A PRUEBA DE DETONACIÓN 

Cuando se aplican correctamente, los arrestallamas y los arrestallamas a prueba de detonación Protectoseal son eficaces para prevenir la propagación y la transmisión de una llama o frente de llamas en lugares donde hay mezclas de gases o vapor/aire inflamables. En esta sección explicaremos cómo se desarrollan los frentes de llamas. Se describirá la importancia de las diferentes clasificaciones de productos químicos inflamables Se explica la función de un arrestallamas y los parámetros clave paraespecificación y determinación de tamaños. Se documenta la importancia de pruebas y aprobaciones de un tercero independiente del diseño de los arrestallamas y los arrestallamas a prueba de detonación. Se dan las definiciones de los términos comúnmente encontrados cuando se habla de arrestallamas, así como enlaces a otros sitios útiles e informativos.
DEFINICIONES
Elemento del arrestallamasLa parte de un arrestallamas o arrestallamas a prueba de detonación que consta de placas paralelas separadas o láminas de metal enrolladas y plegadas. El elemento proporciona una barrera mecánica contra el paso de las llamas. El elemento del arrestallamas se monta en la carcasa del arrestallamas.
Carcasa del arrestallamasLa parte de un arrestallamas o arrestallamas a prueba de detonación que aloja el elemento del arrestallamas y que proporciona la conexión con brida o roscada a la tubería/tanque que se está protegiendo.
Líquido inflamableUn líquido cuyo punto de inflamación es inferior a 100 °F.
Líquido combustibleLíquido cuyo punto de inflamación es igual o superior a 100 °F.
Deflagración confinadaUna deflagración (véase a continuación) que se propaga en un lugar donde están confinados productos de combustión en expansión. Una llama que viaja dentro de una tubería puede ser una deflagración confinada.
DeflagraciónUn frente de llamas que se propaga a través de un gas o vapor inflamables a una velocidad menor que la velocidad del sonido en ese gas o vapor.
Detonación(También "detonación estable") Un frente de llamas que se propaga a través de un gas o vapor inflamables a una velocidad igual a la velocidad del sonido en ese gas o vapor.
Arrestallamas a prueba de detonaciónUn arrestallamas diseñado para evitar la propagación de las deflagraciones no confinadas, las deflagraciones confinadas, las detonaciones estables y las detonaciones en sobremarcha.
Arrestallamas de fin de líneaUn arrestallamas que se monta al final de una tubería (con una conexión entrante con brida o roscada) que ventea directamente a la atmósfera. El arrestallamas está diseñado para detener las deflagraciones no confinadas.
Rango de explosividadEl rango de valores entre el límite inferior de explosividad (LIE) y el límite superior de explosividad (LSE) para cualquier mezcla de vapor/aire.
Punto de inflamaciónLa temperatura mínima en la que el líquido desprende vapor en una concentración suficiente para formar una mezcla inflamable con el aire que se encuentra cerca de la superficie del líquido.
Límite inferior de explosividad(LIE) La concentración volumétrica inferior (expresada como un porcentaje) del vapor inflamable en el aire que es capaz de sostener y transmitir una llama a través de la mezcla de vapores, a una temperatura y presión especificadas. Las mezclas inferiores al LIE se consideran demasiado "pobres" para hacer combustión.
Detonación en sobremarchaUn frente de llamas inestables que se propaga a través de un gas o vapor inflamables a una velocidad superior a la velocidad de una detonación estable.
Mezcla estequiométricaUna mezcla de aire/líquido inflamable donde el combustible y el oxígeno se consumen por completo si se enciende la mezcla.
Deflagración no confinada Una deflagración que se propaga en un lugar donde no se confinan los productos de combustión en expansión. Una nube de vapor encendida en la atmósfera abierta generalmente es un ejemplo de una deflagración no confinada.
Límite superior de explosividad (LSE)La concentración volumétrica superior (expresada como un porcentaje) del vapor inflamable en el aire que es capaz de sostener y transmitir una llama a través de la mezcla de vapores, a una temperatura y presión especificadas. Las mezclas que superan el LSE se consideran demasiado "abundantes" para hacer combustión.
Arrestallamas en línea/en conjunto con venteoUn arrestallamas que puede montarse en el flujo ascendente de un venteo de alivio de vacío y presión y que puede ubicarse en el flujo ascendente de una longitud máxima especificada de una tubería de venteo a la atmósfera. El arrestallamas es adecuado para detener una deflagración confinada que se ha propagado en una tubería durante una distancia máxima especificada.

GENERACIÓN DEL FRENTE DE LLAMAS 
Si alguna mezcla inflamable de vapores o gases entra en contacto con una fuente de ignición, se desarrollará un frente de llamas. Esta llama quemará el vapor o el gas hasta que:
  1. Se haya consumido el suministro de combustible (vapor o gas).
  2. Se haya eliminado el calor necesario para mantener la combustión.
  3. La concentración de oxígeno sea demasiado alta o demasiado baja como para permitir una combustión continua.
Si un frente de llamas se propaga a una velocidad inferior a la velocidad del sonido en el vapor, se conoce como una deflagración. Un frente de llamas que se propaga a una onda dinámica a la velocidad del sonido en el vapor, se conoce como una detonación (estable). Una detonación en sobremarcha es un frente de llamas que se propaga a una velocidad superior a la velocidad del sonido en el vapor. Esta detonación en sobremarcha es un fenómeno de corta duración y por lo general ocurre cuando el frente de llamas está pasando de una deflagración a velocidad alta (cerca de la velocidad del sonido) a una detonación.
Una deflagración se puede desarrollar en la atmósfera como una deflagración no confinada, o en un área cerrada, por lo general un sistema de tuberías, como una deflagración confinada. Las detonaciones y las detonaciones en sobremarcha son las que se encuentran más comúnmente en los sistemas de tuberías cerradas.
Una deflagración no confinada provoca velocidades de llama relativamente bajas y prácticamente no aumenta la presión. Una deflagración confinada (por ejemplo, una ignición en un trayecto de tubería) se inicia a velocidad y presión bajas. A medida que el frente de llamas se propaga en la tubería, aumenta la velocidad y la presión asociadas. En de tramos de tubería largos o complicados (curvas múltiples), la llama acelera hasta que pasa de un estado de detonación en sobremarcha a una detonación estable. En una mezcla de propano/aire al 4,3%, la velocidad de detonación estable es de 5800 pies/seg. y la presión asociada es de aproximadamente 300-400 psig.
Están disponibles los arrestallamas y los arrestallamas a prueba de detonación diseñados y probados para resistir y detener estas diferentes categorías de frentes de llamas.
CLASIFICACIÓN DE GASES Y VAPORES INFLAMABLES 
Los productos químicos inflamables comunes se han analizado y distribuido en grupos según sus características de combustión y explosión. En el Código Eléctrico Estadounidense (NEC, en inglés), los productos químicos se categorizan en grupo A, B, C o D. El grupo D contiene los productos químicos inflamables menos volátiles. Los grupos C, B y A contienen, respectivamente, productos químicos de mayor volatilidad. La Comisión Electrotécnica Internacional (IEC, en inglés) ha desarrollado grupos similares de productos químicos. Sus categorías se designan como IIA, IIB, IIC; IIA contiene los productos químicos menos volátiles e IIC contiene los productos químicos más volátiles. En términos generales, el grupo D es equivalente al grupo IIA. Propano/aire es un vapor representativo del grupo D (IIA). El grupo C es equivalente al grupo IIB. Etileno/aire es un vapor representativo del grupo C (IIB). El grupo B es equivalente al grupo IIC. El hidrógeno es un químico representativo del grupo B. El grupo A contiene solo acetileno. La clasificación del producto químico en el vapor inflamable es un parámetro importante en la elección de un dispositivo arrestallamas
CÓMO FUNCIONA UN ARRESTALLAMAS 
Los arrestallamas y los arrestallamas a prueba de detonación son dispositivos mecánicos pasivos que se montan en conexiones con brida o roscadas en un tanque o en un sistema de tuberías de proceso. En funcionamiento normal, los vapores en la tubería se conducen a través del arrestallamas. Un arrestallamas consta de una carcasa y de un elemento del arrestallamas.
Los elementos del arrestallamas están disponibles en diferentes configuraciones (con placa metálica rectangular paralela, metálicos plegados y enrollados, con placa metálica redonda paralela). Una característica común de todos los arrestallamas es que se fuerza la mezcla de vapores inflamables para que pase a través de una serie de pequeñas aberturas a medida que fluye por el arrestallamas. El tamaño de las aberturas y su longitud del paso puede variar, según el estilo arrestallamas.
Si el vapor inflamable se enciende, la llama se enciende hacia el arrestallamas/elemento. A medida que la llama intenta pasar a través del elemento, se hace más lenta y se enfría por contacto con las paredes metálicas de los pequeños pasos. El calor se transfiere al elemento hasta que no se puede mantener la combustión. Se extingue el frente de llamas.

ESPECIFICACIÓN Y DETERMINACIÓN DE TAMAÑO 
La función principal de un arrestallamas o arrestallamas a prueba de detonación es proteger contra un frente de llamas que se aproxima. En sus aplicaciones típicas, sin embargo, también deben permitir que los vapores o el aire pase a través de las aberturas en sus elementos de modo que se alivie la presión y el vacío, y que se pueda llevar a cabo el procesamiento normal de los vapores. La resistencia a fluir a través del arrestallamas se basa en su tamaño y configuración. El arrestallamas debe tener un tamaño que permita el caudal requerido a una resistencia aceptable (caída de presión). Si bien el procedimiento de determinación de tamaño se puede realizar manualmente, The Protectoseal Company ha automatizado el cálculo y el proceso de especificación mediante el software de determinación de tamaño y selección ProFlow®.
Se debe determinar la ubicación óptima para el arrestallamas. Fin de línea: arrestallamas montados en las bridas de salida y que ventean directamente a las atmósfera. Arrestallamas en línea/en conjunto con venteo: pueden instalarse a cierta distancia máxima (especificada por el fabricante) desde el extremo de una sección de tubería con venteo abierto. Arrestallamas a prueba de detonación: están diseñados para instalarse en cualquier lugar en un sistema de tuberías de vapores inflamables. La información específica sobre las restricciones de la ubicación de cualquier arrestallamas está disponible en el fabricante.
Los arrestallamas y los arrestallamas a prueba de detonación se clasifican para usarse con vapores de productos químicos de los grupos correspondientes que define el Código Eléctrico Estadounidense (NEC) y la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC). Se debe verificar la aplicabilidad de los arrestallamas para funcionar con un determinado grupo de vapores. La presión y la temperatura iniciales de los vapores en el sistema que está siendo protegido son también factores importantes que se deben revisar. Los materiales de construcción de un arrestallamas o arrestallamas a prueba de detonación se deben seleccionar para garantizar la compatibilidad con los vapores del proceso que se están manejando. Se debe minimizar la posibilidad de corrosión de los componentes del arrestallamas o la contaminación de los materiales de proceso.
APROBACIONES Y REGISTROS 
The Protectoseal Company ha enviado a sus arrestallamas y arrestallamas prueba de detonación para que agencias de aprobación subcontratadas independientes con reconocimiento a nivel nacional los inspeccionen y prueben. Las siguientes instituciones han aceptado nuestros arrestallamas: Underwriters Laboratories, Inc. (UL), Investigación por Factory Mutual (FM), Guardacostas de los Estados Unidos (USCG, en inglés) en los Estados Unidos y el Instituto federal de física y tecnología, en Alemania.
MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN
Los dispositivos arrestallamas de Protectoseal están disponibles en una amplia gama de materiales (aluminio, acero inoxidable, hierro dúctil, hastelloy, etc.). Los materiales deben ser compatibles con las condiciones de servicio. Una selección del material inadecuada puede provocar la contaminación del producto que se almacena o la reducción de la capacidad del arrestallamas o arrestallamas a prueba de detonación para funcionar de forma segura. La información sobre la resistencia a la corrosión de los materiales bajo ciertas condiciones de servicio se encuentra disponible en los manuales sobre corrosión y diccionarios de productos químicos.

Sistemas de Puesta a tierra según NTC 2050 - NEC - NFPA 70


Taller NFPA 25 parte 1 a 3


NFPA25 Mantenimiento de Sistemas Contra Incendio a base de agua


Tutorial de equipo contra incendio


Cálculo de Instalaciones Hidráulicas


Cálculos Hidráulicos en los Sistemas de Extinción por Agua


Límites y rango de inflamabilidad.


Cómo afecta la temperatura, presión y %O2 al rango de inflamabilidad


Ricardo Fernandez Barrueco 1 al 5 (LOPCYMAT)


Video chat LOTTT Y LOPCYMAT


Charla LOTTT Y LOPCYMAT


Entrevista al Dr. Betancourt. Procesos Peligrosos. Parte 1 y 2


Formación de Auditores Internos SST OHSAS 18001


Construcción: Calidad, Ambiente y Seguridad


Implementación de un Sistema de Gestion Integrado ISO 9001-ISO 14001-OHSAS 18001


Importancia de un Sistema Integrado de Gestión en una Organización


Importancia de un Sistema Integrado de Gestión en una Organización

SISTEMAS INTEGRADOS DE GESTION

SISTEMAS INTEGRADOS DE GESTION

SISTEMAS INTEGRADOS DE GESTIÓN
En el ámbito actual de las organizaciones, es indudable que los aspectos vinculados a la Calidad, el Medio Ambiente y la Salud y Seguridad Ocupacional se encuentran relacionados e interdependientes, de modo que desatender uno, repercute forzosamente en los otros.
Esta circunstancia encuentra una explicación al advertirse el origen común de estos tres aspectos, ya que tanto cumplir con los requisitos del cliente, mantener un desempeño sustentable respecto del Medio Ambiente y asegurar la Salud y la Seguridad Ocupacional del personal son el resultado de un trabajo bien hecho, de forma tal que los defectos, impactos ambientales y los accidentes y enfermedades laborales significan que las cosas no se están haciendo bien.
ESTÁNDARES PARA SISTEMAS DE GESTIÓN
El extraordinario éxito de la difusión de la Norma ISO 9000 para Gestión de la Calidadha facilitado en gran medida la difusión de otros estándares de sistemas de gestión con una estructura similar pero con aplicación en ámbitos diferentes.
Así,  la Norma ISO 14000 de Gestión Ambiental ha tenido una incidencia notable. Se trata de una norma que especifica especifica los requisitos para un sistema de gestión ambiental, destinados a permitir que una organización desarrolle e implemente una política y unos objetivos que tengan en cuenta los requisitos legales y otros requisitos que la organización suscriba, y la información relativa a los aspectos ambientales significativos, con aplicación en cualquier organización con independencia de su tamaño o actividad.
Pero el éxito de la implantación de los sistemas de gestión basados en estándares internacionales no se agota con la difusión de las normas ISO 9000 e ISO 14000. En efecto, en los últimos años se está produciendo, siguiendo la
senda abierta por las exitosas normas, un importante proceso de emisión de nuevos estándares, relacionados con ámbitos tan diversos de la gestión empresarial como la prevención de riesgos laborales y la seguridad y salud en el trabajo, la responsabilidad social corporativa o las actividades relacionadas con la gestión de recursos humanos, por poner sólo unos ejemplos.
En el ámbito de la gestión de la Salud y Seguridad Ocupacional, tiene gran relevancia la norma OHSAS 18000 Occupational Health and Safety Assessment Series (Sistemas de gestión de la seguridad y la salud en el trabajo), que tiene  como finalidad proporcionar a las organizaciones los elementos de un sistema de gestión de la SSO eficaz que puedan ser integrados con otros requisitos de gestión, y para ayudar a las organizaciones a lograr los objetivos de SSO y económicos.
LA INTEGRACIÓN DE SISTEMAS DE GESTIÓN BASADOS EN ESTÁNDARES INTERNACIONALES
SISTEMA INTEGRADO DE GESTIÓN: CALIDAD + MEDIO AMBIENTE + SEGURIDAD OCUPACIONAL
El éxito en la difusión de tantos estándares de gestión ha llevado a las organizaciones a que su implementación esté orientada a lograr un único sistema de gestión integrado. Al respecto, en el ámbito académico se han publicado  investigaciones que analizan los aspectos más relevantes sobre la integración de sistemas de gestión, basados principalmente en la definición de Sistema Integrado de Gestión (SIG), la metodología de integración, los niveles
de integración de la empresa y sus ventajas y desventajas.
Entre las investigaciones realizadas por expertos,  los aportes más destacados se encuentran los siguientes:
SISTEMA INTEGRADO DE GESTIÓN: APORTES
LA INTEGRACIÓN DE SISTEMAS DE GESTIÓN: VENTAJAS
Pueden señalarse las siguientes ventajas derivadas de la integración de los sistemas de gestión:
  • Simplificación de los requerimientos del sistema.
  • Optimización de los recursos.
  • Reducción de costos.
  • Realización de auditorias integradas.
  • Reducción de la documentación.
  • Alineación de los objetivos de los distintos estándares y sistemas.
  • Creación de sinergias.
  • Reducción de duplicaciones de políticas y procedimientos.
  • Incremento de la motivación de los trabajadores.
  • Mejora de la efectividad y eficiencia de la organización.
  • Mejora de la satisfacción de los stakeholders o partes interesadas.
LA INTEGRACIÓN DE SISTEMAS DE GESTIÓN: DIFICULTADES
Una organización puede encontrarse con diversas dificultades durante el proceso de integración, como por ejemplo:
  • Dificultades derivadas de la resistencia al cambio por parte de la alta dirección y del personal de la organización.
  • Necesidad de recursos adicionales específicos para planificar y ejecutar el plan de integración.
  • Dificultad para elegir el nivel de integración adecuado al nivel de madurez de la organización.
  • Mayor necesidad de formación del personal implicado en el sistema integrado de gestión.
LA INTEGRACIÓN DE SISTEMAS DE GESTIÓN: UNA GUÍA
El proceso de integración de sistemas de gestión puede verse facilitado por la norma UNE 66177:2005. Sistemas de gestión. Guía para la integración de los sistemas de gestión. Esta norma no certificable ofrece directrices para la elaboración y ejecución de una Plan de Integración enfocado a crear un SIG de tercera generación, ayudando a la dirección en el diseño y establecimiento (aunque sin precisar su alcance ni su contenido) con una serie de herramientas de autoevaluación y selección de plan y método de integración ajustados al contexto organizativo. Este modelo está fuertemente inspirado por la norma ISO 9004:2000.
La prescripción de proceso de integración de sistemas de gestión establecida en la norma sigue el ciclo PDCA, en virtud de que esta estructura goza de una eficacia probada y facilita el desarrollo de proyectos de esta índole. Por tanto, el proceso de integración recomendado consta de tres grandes etapas. Estos tres capítulos detallan las directrices para el diseño, implantación y mantenimiento del plan de integración y son los siguientes:
  1. Desarrollo del plan de integración
  2. Implantación del plan de integración
  3. Revisión y mejora del SIG
1. Desarrollo del plan de integración
Para desarrollar el plan de integración, la norma aconseja documentar tres aspectos esenciales:
  •  Beneficios esperados
  • Análisis del contexto
  • Selección del método de integración
Para el primer aspecto resulta fundamental considerar la relación entre costos y beneficios que se espera del proyecto, pues se considera necesario conocer con antelación el balance entre los beneficios esperados y los recursos necesarios a fin de asignar al proyecto de integración la prioridad y el apoyo directivo adecuados.
Los últimos dos aspectos requieren analizar elementos como la complejidad y extensión de los sistemas de gestión, pero requiere una mayor atención el análisis que debe realizarse acerca del Nivel de madurez o capacidad para la gestión por procesos. Existen diversos niveles de madurez posibles de los sistemas de gestión, según las características que presenten en cuanto a la experiencia y eficacia en el uso de los sistemas y herramientas de gestión, la estructura organizativa y el nivel de competencias del personal de la organización.
La tabla siguiente describe de manera sintética las características de los cinco niveles de madurez posibles de los sistemas de gestión de la organización:
GESTION POR PROCESOS - NIVEL DE MADUREZ
GESTION POR PROCESOS – NIVEL DE MADUREZ
2.    Implantación del plan de integración
Esta fase consiste en responder a la pregunta ¿cómo lo voy a hacer?. La norma ofrece aquí directrices sobre dos aspectos:
  • Equipo del proyecto de integración de sistemas de gestión. El documento considera conveniente formar un comité o equipo de integración del cual formen parte los responsables de los distintos departamentos o sistemas a integrar.
  • Seguimiento del plan de integración, con una frecuencia que permita controlar el cumplimiento de los objetivos prefijados y, en el caso de desviaciones, introducir los oportunos cambios en el plan actualizándolo. El seguimiento debe documentarse en informes de revisión, que deben distribuirse a todas las partes implicadas en el proceso de integración.
3.    Revisión y mejora del SIG
La norma adopta la filosofía de mejora continua siguiendo el ciclo PDCA. Esta última fase pretende responder a dos preguntas: ¿es eficaz y rentable la integración adoptada?, y ¿necesita mejoras? Las ventajas que la norma indica de la revisión conjunta sobre la revisión individual de cada sistema son tres: una visión global de los hechos y los resultados, la mejora de la coherencia de las decisiones y la determinación de las prioridades en los distintos elementos del SIG aprovechando las sinergias.
Bibliografía:
  • Stanislav Karapetrovic, Walter Willborn, (1998) “Integration of quality and environmental management systems”, The TQM Magazine, Vol. 10 Iss: 3, pp.204 – 213
  • “Integrating OHS, Environmental and Quality Management Systems”, Quality Assurance: Good Practice, Regulation, and Law, Vol. 8, No. 2, pp. 105-135.
  • KARAPETROVIC, S. (2002): “Strategies for the integration of management systems and standards”, TQM Magazine, Vol. 14, No. 1, pp. 61-67.
  • KARAPETROVIC, S. (2003): “Musing on integrated management systems”, Measuring Business Excellence, Vol. 7, No. 1, pp. 4-13.
  • FRESNER, J.; ENGELHARDT, G. (2004): “Experiences with integrated management systems for two small companies in Australia”, Journal of Cleaner production, Vol. 12, pp. 623-631.
  • JORGENSEN, T. (2007): “Towards more sustainable management systems: through life cycle management and integration”, Journal of Cleaner Production
  • ZENG, S.; SHI, J.; LOU, G. (2006): “A synergetic model for implementing an integrated management system: an empirical study in China”, Journal of Cleaner
  • Production, Vol. 15, No. 18, pp. 1.760-1.767.
  •  Norma UNE 66177:2005. Sistemas de gestión. Guía para la integración de los sistemas de gestión.

Campos electromagnéticos y salud pública: teléfonos móviles

Campos electromagnéticos y salud pública: teléfonos móviles

Nota descriptiva N°193
Octubre de 2014

Datos y cifras

  • El uso de teléfonos móviles se ha universalizado: en el mundo hay unos 6900 millones de contratos de telefonía móvil.
  • El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer ha clasificado los campos electromagnéticos producidos por los teléfonos móviles como posiblemente carcinógenos para los seres humanos.
  • Hay estudios en curso para analizar más a fondo los posibles efectos a largo plazo del uso de los teléfonos móviles.
  • En 2016, la OMS realizará una evaluación formal de los riesgos a partir de todos los resultados de salud estudiados en relación con campos de radiofrecuencias.

Actualmente los teléfonos móviles, o celulares, son parte integrante del moderno sistema de telecomunicaciones. En muchos países los utiliza más del 50% de la población, y el mercado está creciendo rápidamente. A finales de 2009 había en todo el mundo unos 6900 millones de contratos de telefonía móvil. En algunos lugares, esos aparatos son los más fiables o los únicos disponibles.
Dado el gran número de usuarios de teléfonos móviles, es importante investigar, comprender y seguir de cerca las repercusiones que podrían tener en la salud pública.
Los móviles se comunican entre sí emitiendo ondas de radio a través de una red de antenas fijas denominadas «estaciones base». Las ondas de radiofrecuencia son campos electromagnéticos pero, a diferencia de las radiaciones ionizantes, como los rayos X o gamma, no pueden escindir los enlaces químicos ni causar ionización en el cuerpo humano.

Niveles de exposición

Los teléfonos móviles son transmisores de radiofrecuencias de baja potencia, pues funcionan en un intervalo de frecuencias de entre 450 y 2700 MHz y tienen un pico de potencia que va de 0,1 a 2 vatios. El aparato sólo transmite energía cuando está encendido. La potencia (y por lo tanto la exposición del usuario a las radiofrecuencias) desciende rápidamente al aumentar la distancia con el dispositivo. Una persona que utiliza el teléfono móvil a una distancia de entre 30 y 40 centímetros de su cuerpo – por ejemplo, al escribir mensajes de texto, navegar por Internet o cuando se utiliza un dispositivo «manos libres» – estará mucho menos expuesta a campos de radiofrecuencia que quienes lo utilizan acercando el aparato a su cabeza.
Además de utilizar dispositivos «manos libres», que permiten mantener el teléfono separado de la cabeza y el cuerpo durante la llamada, el nivel de exposición también se reduce si se disminuye la cantidad de llamadas y su duración. El empleo del teléfono en zonas con una buena recepción también conlleva una disminución del nivel de exposición, ya que de ese modo el aparato transmite a una potencia reducida. La eficacia de ciertos dispositivos comerciales ideados para reducir la exposición a los campos electromagnéticos no está demostrada.
Los teléfonos móviles suelen estar prohibidos en los hospitales y a bordo de los aviones, ya que las señales de radiofrecuencia pueden interferir con ciertos aparatos médicos electrónicos y con los sistemas de de navegación aérea.

¿Tienen los móviles efectos en la salud?

En los dos últimos decenios se ha realizado un gran número de estudios para determinar si los teléfonos móviles pueden plantear riesgos para la salud. Hasta la fecha no se ha confirmado que el uso del teléfono móvil tenga efectos perjudiciales para la salud.
Efectos a corto plazo
La principal consecuencia de la interacción entre la energía radioeléctrica y el cuerpo humano es el calentamiento de los tejidos. En el caso de las frecuencias utilizadas por los teléfonos móviles, la mayor parte de la energía es absorbida por la piel y otros tejidos superficiales, de modo que el aumento de temperatura en el cerebro o en otros órganos del cuerpo es insignificante.
En varios estudios se han investigado los efectos de los campos de radiofrecuencia en la actividad eléctrica cerebral, la función cognitiva, el sueño, el ritmo cardíaco y la presión arterial en voluntarios. Hasta la fecha, esos estudios parecen indicar que no hay pruebas fehacientes de que la exposición a campos de radiofrecuencia de nivel inferior a los que provocan el calentamiento de los tejidos tenga efectos perjudiciales para la salud.
Además, tampoco se ha conseguido probar que exista una relación causal entre la exposición a campos electromagnéticos y ciertos síntomas notificados por los propios pacientes, fenómeno conocido como «hipersensibilidad electromagnética».
Efectos a largo plazo
Las investigaciones epidemiológicas para analizar los posibles riesgos a largo plazo derivados de la exposición a las radiofrecuencias se han centrado sobre todo en hallar un nexo entre los tumores cerebrales y el uso de teléfonos móviles. Sin embargo, dado que numerosos tipos de cáncer no son detectables hasta muchos años después del contacto que pudo provocar el tumor y el uso de los teléfonos móviles no se generalizó hasta principios del decenio de 1990, a día de hoy en los estudios epidemiológicos sólo pueden analizarse los tipos de cáncer que se manifiestan en un plazo más breve. Aun así, los resultados de estudios realizados con animales coinciden en que la exposición a largo plazo a campos de radiofrecuencias no aumenta el riesgo de contraer cáncer.
Se han realizado o están en curso varios estudios epidemiológicos multinacionales de gran envergadura, entre ellos estudios de casos y testigos y estudios prospectivos de cohortes, en los que se han examinado varios criterios de valoración en adultos. El mayor estudio retrospectivo de casos y testigos en adultos realizado hasta la fecha, conocido como INTERPHONE, coordinado por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), se ideó para determinar si había vínculos entre el uso de los teléfonos móviles y el cáncer de cabeza y cuello en adultos.
El análisis de los datos internacionales combinados procedentes de 13 países participantes no reveló un aumento del riesgo de glioma ni meningioma con el uso del teléfono móvil durante más de 10 años. Hay ciertos indicios de un aumento del riesgo de glioma en las personas que se hallaban en el 10% más alto de horas acumuladas de uso del móvil, aunque no se observó una tendencia uniforme de aumento del riesgo con el mayor tiempo de uso. Los investigadores señalaron que los sesgos y errores limitan la solidez de estas conclusiones e impiden hacer una interpretación causal. Basándose en buena parte en estos datos, el CIIC ha clasificado los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como posiblemente carcinógenos para los seres humanos (grupo 2B), categoría que se utiliza cuando se considera que una asociación causal es creíble, pero el azar, los sesgos o los factores de confusión no pueden descartarse con una confianza razonable.
Si bien los datos obtenidos en el estudio INTERPHONE no indican un aumento del riesgo de sufrir tumores cerebrales, el uso cada vez mayor del teléfono móvil y la falta de datos referentes a su utilización por periodos de más de 15 años hacen evidente la necesidad de seguir investigando la relación del uso de este aparato con el riesgo de contraer cáncer cerebral. En concreto, dada la reciente popularidad de los teléfonos móviles entre los jóvenes y, por consiguiente, la posibilidad de una exposición más prolongada a lo largo de la vida, la OMS ha impulsado que se ahonden las investigaciones en este grupo de población. En estos momentos, se están llevando a cabo diversos estudios que investigan los posibles efectos sobre la salud de niños y adolescentes.

Directrices sobre los límites de exposición

Los límites de exposición a las radiofrecuencias de los usuarios de teléfonos móviles se expresan según el coeficiente de absorción específica, es decir, la tasa de absorción de energía de radiofrecuencia por unidad de masa corporal. En la actualidad dos entidades internacionales 1 2 han elaborado directrices sobre los límites de exposición para los trabajadores y para el público en general, a excepción de los pacientes sometidos a diagnóstico médico o tratamiento. Esas orientaciones se basan en un análisis pormenorizado de los datos científicos disponibles.

Respuesta de La OMS

En 1996, en respuesta a la inquietud manifestada por el público y los gobiernos, la OMS instituyó el Proyecto Internacional de Campos Electromagnéticos (CEM) para evaluar los datos científicos existentes sobre los posibles efectos de esos campos en la salud. En 2016, la OMS realizará una evaluación formal de los riesgos a partir de todos los resultados de salud estudiados en relación con campos de radiofrecuencias. Además, como se mencinó anteriormente, en mayo de 2011 el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, organismo especializado de la OMS, examinó el potencial carcinógeno de los campos de radiofrecuencias producidos por los teléfonos móviles.
Asimismo, la OMS determina y promueve periódicamente las prioridades de investigación relativas a los campos de radiofrecuencia y la salud para subsanar la falta de conocimientos mediante sus agendas de investigación.

1 Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes – ICNIRP, 2009 [http://www.icnirp.org/documents/StatementEMF.pdf]
2 Instituto de Ingenieros Electricistas y Electrónicos IEEE Std C95.1 – 2005. IEEE standard for safety levels with respect to human exposure to radio frequency electromagnetic fields, 3 kHz to 300 GHz.

18 may. 2016

Exposición a agentes químicos. Evaluación cuantitativa

Exposición a agentes químicos. Evaluación cuantitativa

 

Introducción

Minimizar

Objeto y campo de aplicación

Este calculador pretende ayudar a evaluar el riesgo para la salud derivado de la exposición laboral a contaminantes químicos presentes en el aire en base a los criterios propuestos en la Norma UNE-EN 689 "Atmósferas en el lugar de trabajo. Directrices para la evaluación de la exposición por inhalación de agentes químicos para la comparación con los valores límite y estrategia de la medición".
 La evaluación del riesgo por inhalación se lleva a cabo comparando la concentración en aire ponderada en el tiempo de un determinado contaminante, obtenida a partir de mediciones representativas, con los Valores Límite Ambientales fijados para el agente en cuestión, tanto los definidos para exposiciones diarias (VLA-ED) como los aplicables a periodos cortos de exposición (VLA-EC). Esta comparación deberá permitir obtener unas conclusiones sobre la exposición, lo que conducirá a decisiones sobre la actividad preventiva a desarrollar en el futuro inmediato.

Comparación de la exposición diaria (ED) con el valor límite ambiental de exposición diaria (VLA-ED)

La ED es la concentración media del agente químico en la zona de respiración del trabajador medida, o calculada de forma ponderada con respecto al tiempo, para la jornada laboral real y referida a una jornada estándar de 8 horas diarias.
Referir la concentración media a dicha jornada estándar implica considerar el conjunto de las distintas exposiciones del trabajador a lo largo de la jornada real de trabajo, cada una con su correspondiente duración, como equivalente a una única exposición uniforme de 8 horas. 
a) Cálculo del número mínimo de muestras por jornada
Como criterio orientativo, se puede utilizar el que propone el Anexo A de la norma UNE-EN 689 (ver tabla), válido cuando el periodo de exposición es uniforme (no se esperan fluctuaciones importantes de concentración).
 Cálculo del número mínimo de muestras por jornada
 b) Obtención de la concentración media ambiental ponderada correspondiente a una jornada de trabajo
Concentración media ambiental ponderada correspondiente a una jornada de trabajo
 * Durante el periodo de tiempo no muestreado las condiciones deben ser similares a las del periodo muestreado.
** En la práctica este tipo de muestreo sólo es útil en situaciones en que los resultados individuales estén muy por debajo o muy por encima del valor VLA-ED.
 Considerar que el resultado obtenido en una jornada es válido para el resto de días es muy arriesgado, ya que la concentración ambiental, por repetitivo que sea el trabajo un día tras otro, varía mucho entre jornadas, por lo que en general es preceptivo medir en varias jornadas. 
 c) Valoración por comparación con el Valor Límite Ambiental de Exposición Diaria (VLA-ED)
La norma UNE-EN 689 propone a nivel informativo dos sistemas de toma de decisiones según el número de jornadas para los que se dispone de valores de concentración ponderada durante toda la jornada referida a un periodo de 8 horas: 
1. Sistema de decisión a partir de un pequeño número de muestras (n ≤ 6). (UNE-EN 689 Anexo C)
Esta metódica establece, con un grado de fiabilidad elevado, si se superará o no el valor VLA-ED a partir del cálculo de los índices de exposición (I = ED/VLA-ED) de diferentes jornadas. Para no inducir a  falsas conclusiones, es necesario que se cumplan las condiciones siguientes:
1. Que cada índice de exposición proceda de una jornada diferente de muestreo, a poder ser no consecutivas y elegidas al azar.
2. Que el proceso sea repetitivo, esto es, que las condiciones de trabajo no varíen sustancialmente de una jornada a otra, ni a largo plazo.
3. Que las fases diferenciadas de la exposición se muestreen por separado (operaciones distintas del trabajo).
4. Que los periodos de corta duración se hayan valorado aparte, si procede, y no se superen los VLA-EC.
 2. Sistema de decisión a partir de un gran número de muestras (n>6) (UNE-EN 689 Anexo G)
Esta mecánica se basa en la suposición de que los resultados (ED) se distribuyen de forma logarítmico-normal.
El calculador permite evaluar la exposición a partir de la determinación de la probabilidad de superar el valor límite en una jornada de trabajo (100-P). 

Comparación de la exposición semanal (ES) con el valor límite ambiental de posición diaria (VLA-ED)

En general, el VLA-ED de cualquier agente químico no debe ser superado por la ED a dicho agente en ninguna jornada laboral. No obstante, en casos justificados cabe una valoración de base semanal en lugar de diaria. Para que resulte aceptable el empleo de esta base semanal de valoración, es preciso que se cumplan las dos condiciones siguientes:
  1. Que se trate de un agente químico de largo período de inducción, es decir, capaz de producir efectos adversos para la salud sólo tras exposiciones repetidas a lo largo de meses o años.
  2. Que existan variaciones sistemáticas, esto es, derivadas de distintas situaciones de exposición, entre las ED de diferentes jornadas.
En tales casos, el parámetro de exposición que se compara con el VLA-ED es la ES, que se calcula de acuerdo con la siguiente fórmula:
 Fórmula del parámetro de exposición que se compara con el VLA-ED
 Naturalmente, en todos los casos habrá de valorarse la situación, además, de acuerdo con las restantes categorías de los Límites de Exposición Profesional que resulten aplicables. 

Comparación de la exposición de corta duración (EC) con el valor límite ambiental de corta duración (VLA-EC)

La EC es la concentración media del agente químico en la zona de respiración del trabajador, medida o calculada para cualquier período de 15 minutos a lo largo de la jornada laboral, excepto para aquellos agentes químicos para los que se especifique un período de referencia inferior, en la lista de Valores Límite.
El VLA-EC no se debe sobrepasar en ningún periodo de 15 minutos dentro de una jornada laboral. El planteamiento de las mediciones es pues comprobar si se cumple este requisito muestreando el periodo de exposición de 15 minutos que se supone de máxima exposición.
En una jornada laboral de 8 horas existen 32 periodos de 15 minutos consecutivos. Si además se tienen en cuenta los periodos solapados, el número es muy elevado. Por este motivo, la probabilidad de que, eligiendo un cierto número de periodos, se muestree el de mayor concentración o alguno de los de mayor concentración, es muy baja. Esto justifica que en la práctica se seleccionen "a priori" los periodos de la jornada en los que las condiciones del proceso hagan presuponer una mayor generación de agente químico. Cuando sea posible se muestreará el total de periodos en los que presumiblemente se dan las condiciones más desfavorables, si no, se muestrearán aleatoriamente algunos de ellos.
Lo habitual es tomar muestras de 15 minutos de duración en cada período de máxima exposición. No obstante, si el método de medición empleado, por ejemplo basado en un instrumento de lectura directa, proporciona varias concentraciones dentro de cada período de 15 minutos, la EC correspondiente se calculará aplicando la siguiente fórmula:
Fórmula
Nota: La suma de los tiempos de exposición que se han de considerar en la fórmula anterior será igual a 15 minutos. 
Como la seguridad de que se ha muestreado el "peor" periodo de 15 minutos no es total, se puede recurrir a la estadística y estimar la probabilidad de que se supere el valor de VLA-EC en alguno de los periodos no muestreados suponiendo que los valores de concentración ambiental se distribuyen de acuerdo con la ley logarítmico-normal.
El calculador permite evaluar la exposición a partir de la determinación de la probabilidad global (p´) de no superar el VLA-EC en todos los periodos no muestreados. Para estimar esa probabilidad es necesario conocer el  nº de periodos (k) de 15 minutos en los que se dan las condiciones para que la concentración ambiental sea más alta que en el resto de la jornada. 

 Cálculo del número de trabajadores a muestrear pertenecientes a un grupo homogéneo de exposición (GHE) 

La existencia de varias personas que realizan tareas similares en condiciones ambientales parecidas, plantea la posibilidad de realizar mediciones de la exposición a una parte de ellas y ahorrar medios, considerando que la exposición es común a todas. Los resultados son considerados como correspondientes a una única exposición y se tratan como tales. El grupo de trabajadores se denomina entonces Grupo Homogéneo de Exposición (GHE).
La hipótesis de que un grupo de trabajadores constituye un GHE debe confirmarse experimentalmente. La norma UNE-EN 689 recomienda descartar del GHE aquellos individuos cuya concentración hallada no está comprendida entre la mitad y el doble de la media aritmética del grupo. Considerando una distribución logarítmico-normal de los resultados, esta regla supone aceptar una dispersión máxima de los valores expresada como GSD (desviación estándar geométrica) ≤ 2 aproximadamente. Dicha norma recomienda elegir un mínimo de 1 trabajador por cada 10 que constituyan un GHE.
El calculador indica los trabajadores que se deben muestrear (n) en un GHE formado por N trabajadores, para que al menos se incluya a uno de los pertenecientes al grupo de trabajadores de mayor exposición dentro del GHE (N0).


Para realizar los cálculos de evaluación del riesgo para la salud derivado de la exposición laboral a contaminantes químicos presentes en el aire, haga clic en SIGUIENTE.
Descripción de variables
ES: exposición semanal
EDi: exposiciones diarias correspondientes a los sucesivos días de la semana de trabajo.